Blogs:
Inicio Blogs
Crear mi blog
Escribir/Modificar
Ayuda
Los tops:
El Top 100
Los + activos
Los + comentados
Los + recientes
Los preferidos
Los vídeo blogs
Todos los blogs
Información Blog:Título:
Relatos eróticos


Por: noreply11
noreply11

Descripción:
Aqui una recopilación de algunos de los relatos eróticos que más suelo frecuentar.

Categoría: Sexualidad

Octubre 14
LMXJVSD
    12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031   
Visualización
Relatos eróticos : Listado de los artículos con su título solamente
Relatos eróticos : Listado de los artículos enteros sin los comentarios
Relatos eróticos : Detalle de un artículo entero con sus comentarios
Últimos posts:
Me obligaron mis hermanos
Zoo: Dos perros y una hembra
¡Noticia!
El blog de enFemenino.com El blog de enFemenino.com
Relatos eróticos 
Zoo: Dos perros y una hembraCreado el 22 Abril a 22:01 
Zoo: Dos perros y una hembra

Sucedió cuando tenía 17 años, siempre he sido una chica, que aunque no fuera una miss universo, a donde quiera que voy llamo la atención, metro sesenta y cínco de estatura, ojos color miel, tez blanca y cabello liso; Llevo la conchita completamente depilada porque es más higienico y me gusta más, recientemente había dejado de ser virgen.

Me encontraba sola con mi hermano, dos años menor que yo, quien se encontraba en su cuarto preparando unas cosas para irse de camping con sus amigos, mientras yo por mi parte, recordaba lo excitante que había sido tener relaciones por primera vez. Todo esto, mientras me vestía con un pequeño top y una minifalda, aun no me ponía mis bragas porque estaba buscando mis favoritas.

De repente entró el desgraciado de mi hermano y, jugando pesado (como siempre lo hacíamos), me ató las manos a la espalda y me tumbó sobre la cama, cayendo boca abajo sobre unos almohadones. Justo en aquel instante sonó un claxon de carro, sus amigos llegaron a recogerlo, y el muy sinvergüenza me dijo riendo:

  • Mi hora hermanita, tendrás que desatarte tu sola. Después de eso salió corriendo.

Mientras trataba de desatarme sonó el teléfono, intenté levantarme pero en aquella posición me era imposible, entonces, la grabadora se activó y solo escuché el siguiente mensaje:

  • Sonia, Dani, nos encontramos al compadre Guillermo y vamos a pasar la noche en su rancho, regresamos mañana (típico de ellos).

Entré en pánico, no habría nadie que me desatara y mi novio me recogería a las 8:00 pm, intentaba zafarme del hábil nudo de mi hermano mientras pensaba que esta vez se había propasado, después de un rato me fatigué y me quedé acostada, al poco tiempo me quedé dormida.

Desperté sudando, mi cuerpo estaba bañado en sudor y el aire acondicionado estaba apagado, mi único consuelo era la puerta abierta, por donde de vez en cuando entraba una brisita. En ese momento, entraron a mi cuarto los dos perros de mi hermano, un rott-wailer llamado Titán y un pastor alemán de nombre Lobo, siempre odíe que se metieran en mi cuarto, pero esta vez sentí un alivio porque pensé que serían como esos listos perros que salen en la tele y ayudan a las personas... estaba equivocada, ambos se acercaron y empezaron a olerme, quizá el sudor de mi cuerpo les parecía raro.

Titan estaba enfrente de mi con una pija descomunal, me sorprendí mientras observaba como le crecía mas y mas, en eso, sentí a Lobo detrás mio intentando subírseme:

  • Que cosas, cree que soy una perra.
Reí al principio, hasta ver sobre el tocador mis bragas, que me hicieron recordar rápidamente que no llevaba nada que me protegiera, empecé a gritarle al perro:

  • LOBO NO!!, ATRÁS, FUERA!!!

Le ordenaba que saliera de mi cuarto pero no me hacía caso, se subió sobre mi y al tiempo que lo hizo se me levantó la falda quedando totalmente desprotegida, no pasaron más que unos segundos antes de sentir que su cosa empezaba a tocar mi entrepierna muy cerca de mi entrada. Me movía rápidamente esperando que se bajara, pero ahora imagino que solo empeoré la situación, el desgraciado se excitaba más y más y empezaba a bombear en el aire sobre mis caderas, yo le gritaba y empezaba a llorar, no podía ser follada por un animal, no era correcto. El desgraciado eyaculó en la entrada de mi vagina, empezé a sentirme tranquila porque el perro no había podido penetrarme:

  • Un perro con eyaculación precoz, que suerte tengo, pensé.

Lobo se bajo de mi espalda y se empezó a lamer su pija, mientras tanto, sentí como un bulto pesado se colocaba nuevamente en mi espalda, esta vez era Titán, que al igual que Lobo empezó a moverse sobre mi, al principio su pene golpeaba mis gluteos... poco después sucedió, la leche del pastor alemán le sirvió como lubricante y fue entonces cuando su gigantesco miembro entró en mi vagina, empezé a llorar y a gritarle que parara, a lo cual, obviamente no obedeció. Empezó a moverse rápidamente dentro de mi, realmente era grande, de lo único que podía estar agradecida era de haber perdido la virginidad semanas atrás, mientras Titan seguia empujando dentro de mi, sonó el teléfono, escuché el mensaje de mi novio avisándome que no podría pasar por mi esa noche.

Empezé a sentir como el perro trataba de meterse más:

  • Dios, ya la tengo hasta dentro, me toca el fondo y este desgraciado tiene más todavía.

Era su bola lo que quería meterme, casi tan grande como una pelota de tenis... finalmente entró y acto seguido empezó a llenarme de cantidades inmensas de semen canino, sentía como si me hubieran abierto una manguera dentro de mi vagina, su bola hacía perfecto cierre con mis labios vaginales, me quedé tendida sin poder hacer nada y el gran perro, gustoso encima de mi.

Pasó un rato antes de zafarse y llenar mis almohadas y el piso de cantidades enormes de semen. Depronto, la pesadilla volvía a comenzar, otra vez Lobo intentaba subirse, me ensartó con tanta agilidad que parecía imposible que fuera el mismo perro, yo solo podía gemir y esperar que terminase. De la misma forma que Titan, Lobo me abotonó a él llenándome de leche, quedé hecha un desastre, un total batidero de semen por toda mi área vaginal y mi cuarto.

Cuando Lobo terminó, antes de dejar que Titan se volviera a subir, rodé sobre el piso y con gran esfuerzo logre llegar a las escaleras que subían a la sala-comedor, pensé que estando en una posición vertical lograría ponerme de pie y llegar a la cocina para tomar un cuchillo y por fin librarme. Al llegar a las escaleras e intentar subirlas de espalda, Lobo se colocó sobre mi y me penetró nuevamente, me follaba duro, como si yo no le importara, después de todo él era solo una animal. Me era imposible levantarme, así que me dejé llevar, pensaba que pronto terminaría pero en cuanto lo hizo, Titán saltó sobre mi, su gigantesca pija entraba tan profundo que perdí el conocimiento.

Al despertar en la mañana, Lobo estaba abotonado a mi, al parecer, había terminado de violarme, finalmente pude levantarme, llegar a la cocina y liberarme, las muñecas me ardían, estaban casi moradas. Limpié mi cuarto y las escaleras, a juzgar por la cantidad de semen que ví, debieron haber estado fornicándome todo la noche.

Tomé una ducha y mientras lo que a mi me parecían litros y litros de esperma salían de mi vagina llegaron mis padres. Jamás sabré si notaron que no me podía sentarme del todo bien, lo que si se, es que tanto Lobo como Titán desde ese día me obedecían más a mi, que a mi hermano.

Lista de comentarios


Enviado por el 5 Febrero a 18:29

hola esta super hot tu relato q rico a mi tambien me paso algo aso


Enviado por el 16 Agosto a 23:24

Hola, yo tuve una experiencia con un perro y contaré: Yo tenia una perrita raza pequeña y rentaba un departamento, la dueña tenía un perro y desde que llegué a esa casa el perro se quería follar a mi perrita y un día yo estaba muuy caliente y el perrito se le trepaba a mi perrita quiendola penetrar, entonces llevé a mi perrita a mi habitación y el perro nos siguió, ya dentro cerré la puerta. Me recosté en el piso boca arriba, agarre al perro y lo coloque sobre mí, introduciendo su pequeño pene en mi vagina, sentí mucho placer porque su temperatura es más alta que la de un humano en el pene. tomaba al perro de su trasero lo empujaba contra mí y me siguiera penetrando, me mojé toda, estaba empapada y muy caliente, en un momento más lo dejé libre y me quedé insatisfecha por que el perrito era muy pequeño, pero fué una experiencia agradable


Enviado por el 16 Agosto a 23:24

Hola, yo tuve una experiencia con un perro y contaré: Yo tenia una perrita raza pequeña y rentaba un departamento, la dueña tenía un perro y desde que llegué a esa casa el perro se quería follar a mi perrita y un día yo estaba muuy caliente y el perrito se le trepaba a mi perrita quiendola penetrar, entonces llevé a mi perrita a mi habitación y el perro nos siguió, ya dentro cerré la puerta. Me recosté en el piso boca arriba, agarre al perro y lo coloque sobre mí, introduciendo su pequeño pene en mi vagina, sentí mucho placer porque su temperatura es más alta que la de un humano en el pene. tomaba al perro de su trasero lo empujaba contra mí y me siguiera penetrando, me mojé toda, estaba empapada y muy caliente, en un momento más lo dejé libre y me quedé insatisfecha por que el perrito era muy pequeño, pero fué una experiencia agradable


Página de comentarios :
 1  
 
Volver a la lista de blogs



###