Blogs:
Inicio Blogs
Crear mi blog
Escribir/Modificar
Ayuda
Los tops:
El Top 100
Los + activos
Los + comentados
Los + recientes
Los preferidos
Los vídeo blogs
Todos los blogs
Información Blog:Título:
UNA FAMILIA FELIZ


Por: insestsalvaje
insestsalvaje

Descripción:
EN ESTE BLOG ENCONTRARAS LAS VIVENCIAS QUE HE TENIDO A LADO DE LOS HOMBRES DE MI FAMILIA

Categoría: Sexualidad

Diciembre 14
LMXJVSD
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031       
Visualización
UNA FAMILIA FELIZ : Listado de los artículos con su título solamente
UNA FAMILIA FELIZ : Listado de los artículos enteros sin los comentarios
UNA FAMILIA FELIZ : Detalle de un artículo entero con sus comentarios
Últimos posts:
LA CALENTURA DE PAPA
UNA FAMILIA FELIZ ( el cumpleaños de papa)
MI FAMILIA
¡Noticia!
El blog de enFemenino.com El blog de enFemenino.com
UNA FAMILIA FELIZ
UNA FAMILIA FELIZ ( el cumpleaños de papa)Creado el 27 Marzo a 17:15 
UNA FAMILIA FELIZ ( el cumpleaños de papa)
Con los días pensaba en la forma de que mi padre se fijara en mí, que dejara de verme como hija y me viera como mujer, mi cuerpo ya empezaba a dar señales de cambio mi busto ya detonaba las curvas de mi frente, mientras que mi cadera ya se ensanchaba, los glúteos firmes, redondos, carnosos hacían presencia de la parte trasera.
Los días transcurrían, las insinuaciones sea volvían más seguidas, mi vestimenta cambiaba por completo, minis ajustadas, tableadas con vuelo, jeans ajustados, shorcitos, vestidos que en su mayoría eran escotados de frente y espalda, blusas de igual manera , ropa interior diminuta la cual dejaba a la vista de mi padre.
Cuando papa estaba en la casa leyendo el periódico hacia como que limpiaba la mesa de centro o el equipo de entretenimiento, llevando como atuendo minis tableaditas tipo colegiala, con playeras ajustadas que marcaran mis pequeñas tetas pero bien firmes, tangas de preferencia de encaje para que pudiera ver más allá de la simple tanga, mis poses eran drásticamente exageradas pues quería exhibir mis atributos cosa que poco a poco comenzaban a dar resultado, mi padre disimuladamente veía mis nalgas y de seguro algo más, además de que regularmente me sentaba frente el leyendo revistas cruzando mis piernas dejando un amplio panorama de las mismas y glúteos que podían verse, también solía sentarme con el agarrarlo del brazo restregándole mis bubíes rozando con mis pequeños pezones, haciéndole notar que una nueva mujer en todo el sentido de la palabra estaba en casa la cual podría estar dispuesta a cumplir sus antojos de hombre.
Sabía que era un juego descabellado, intransigente, del cual solo tenía dos opciones ser aceptada o en su defecto ser rechazada ser vista como una perversa, una degenerada, un puta. Sin embargo el objetivo era claro, decidida a todo buscaba estar sola con mi papi, pero las situaciones no se daban como yo quería pues mi hermano estorbaba a mis planes para poder concretarlos y meterme a la cama de mi padre, en los siguientes días buscaba cualquier roce en la sala, en la cocina principalmente dejándole mis nalgas que chocaran con su miembro viril, ya mis insinuaciones eran notables pues en mi particularidad decidía sentarme en sus piernas moviéndome para inquietarlo, abrazándolo por el cuello para que no tuviera escapatoria, cosa que veía excitante para ambas partes pues podía sentir como su pito comenzaba a tener vida, ya era común que estando en el comedor o en la sala y estando me ingeniaba para poder seducirlo, excitarlo, calentarlo, volverlo loquito.
No fue hasta el día de su cumpleaños todos nos dirigimos a nuestras actividades mi padre a su trabajo, mientras que Roberto y yo a la escuela, por la noche Roberto salía con sus amigos pues era fin de semana y era cuando el salía divertirse con sus amigos, mientras que yo esperaba con ansias a mi padre era algo tarde cerca delas 11:00 pm perdía las esperanzas, por mi mente pasaban imágenes de que estuviera con esa puta que tenía como pareja, cuando la puerta se abre, mi padre se tambaleaba de un lado a otro era evidente que no era normal, la luz del televisor reflejaba mi silueta, haciendo fuerza mi padre lograba verme se dirigía a la sala para posar en ella, diciendo ya llegue hija. Se acomodó diciendo he tomado por que mis compañeros me han celebrado mi cumpleaños, pero Andrea (su pareja) no me contesta de seguro está enojada por haberla dejado plantada.
Sabía que era el momento indicado Roberto no se encontraba, él estaba alcoholizado, aunándole que posiblemente se había molestado porque no le contestaba aquella piruja. Me puse de pie dirigiéndome al bar sirviéndole una copa de whisky, regrese dándole su copa le propuse brindar por su cumpleaños ambos estábamos frente a frente, hombre mujer solamente la poca luz del televisor haciendo tenue el momento.
Lo mire fijamente las copas chocaban indicando el brindis lentamente degustábamos del whisky, me acerque abrazándolo sin temor a ser descubiertos mi cuerpo se unía por completo lo tome por el cuello, alzándome de puntitas buscando sus labios, él tomándome por la cintura aprisionándome a su cuerpo, su cabeza buscaba mis labios llegando a un beso apasionado dando paso al deseo entre un hombre y una mujer, envolviendo, desbocando el deseo prohibido entre padre e hija. Sus manos comenzaban a recorrer mi cuerpo bajando lentamente por mis nalgas, tocándolas con cierta depravación, con morbosidad.
En cambio yo mis manos sobaban su ancho tórax, besando el cuellos, parte de la camisa dejando huella con el labial, desabrochando la camisa y besando centímetro a centímetro, mi mano izquierda se posaba en su ya excitado pito acariciándolo por encima del pantalón, mientras el dejaba de acariciar mis nalgas para dar paso a la brusquedad de mi vagina, acariciándome por encima de mi tanguita, pues la faldita permitía dejar entrar a mi intimidad sin la necesidad de subirla o desabrocharla, cuando toco por primera vez mi clítoris, un gemido extenso a media colocación hacia que me estremeciera era la primera ocasión que un hombre llegaba a mi intimidad y más siendo mi padre el que sería quien me gozara.
La calentura se apoderaba de nosotros los deseos salían a relucir en esa noche donde dejábamos de ser familia para dar paso al deseo carnal del cual vivíamos a su máxima tensión.
Se sentó en el sillón jalándome y sentándome encima a él dejándome sentir su verga totalmente parada, mientras el me despojaba de mis playera dejando al descubierto mis tetas, de las cuales se atragantaba a discreción las chupaba estirándome los pezones haciéndome gemir de placer, mordiendo mis pechos en señal antojo buscando saciedad carnal, cuando se puso de pie cargándome, aferrándome a él con mis piernas y tomado por su cuellos me llevaba a su habitación, en el camino no dejaba de chupar, morder, restirar mis pezones.
En su habitación me recostó en su cama subiendo la mini y agarrando con ambas manos mi tanga la cual de un jalón la rompía despojándome de ella quedando a su visión mi panochita, a la cual dejaría de ser virgen y que además seria la que me ayudaría a sacar de la vida de mi padre a su piruja que no era santa de mi devoción
Lentamente se quitó su camisa, arrodillándose abriendo me mis piernas, jalándome al filo de la cama para poder degustar de una nueva, inexplorada vagina, acomodo mis pies encima de la cama para poder abrir aún más mi piernita dándole un amplio panorama de lo que a partir de ese día seria su mejor manjar por varios años.
Saco su lengua dándome una buena lametada por encima de mis labios vaginales, haciéndome que temblase de puro placer, gimiendo de forma constante. Enseguida puse las manos en la nuca para que no dejase de chupárselo todo, quería entregarle un exquisito manjar del cual apeteciera sin cesar. Mmmmmmmmmm que bien lo haces papi, dale placer a tu niña, haz feliz a tu niñita querida ¿verdad que me quieres mucho, papi chulo? Claro que te quiero, papi te quiere una barbaridad. Acto seguido hundió su lengua en mi vulva, penetrándola. Sentía convulsionarme como si algo me hubiera atravesado de lado a lado, me retorció sobre la cama hasta que me relaje ligeramente, pero en cuanto pego sus labios horizontales a los mios verticales, estalle en oleadas de gemidos. En mi carita de ángel sentía como me ruborizada y mis ojitos entrecerrados reflejaba la viva imagen del placer. Mis jugos no tardaron en llegar a su boca de forma que podía beberlos todos sin perder una gota. Para mi padre después de tanto tiempo volvía a disfrutar de una vulva nueva, sin exploración alguna un excelente regalo ante mis objetivos- Aaaaaaaaaaah aaaaaaay ayayayaay….ayyy que gustooooooo. Vamos papi no me tardeeeeeees. Ven a querer a tu niñita. Ámame papi. Si mi papi.
Volví a sentarme para desabrochar el pantalón bajándole de un solo tirón su trusa, contemplando su pitote ya desarrollado por la gran calentura que teníamos, cogí su polla entre mis cálidas manos, frotando suavemente para, noto algo muy duro por aquí ¿eres tú papi? mmmm sí que eres tú, te noto muy fogoso, me gustas mucho papi. Mi aliento cálido se posó sobre el glande de un tirón, mi boca se engulló toda su herramienta hasta que la punta de mi nariz llegó a su pubis. Mi padre comenzaba con sus gemidos de placer mmmmmmmmmmmm ¿pero que me haces? ¿Qué es esto? ooooh virgen santaaaaaaaaaaaaaaaaaaahh. Goza papi, sé que te gusta mucho, sé que te hace feliz, yo quiero hacer feliz a mi papi. El ya dominado por la excitación me callaba diciéndome que siguiera chupando. Definitivamente había perdido el control de sí mismo. Dios bendito, decía por un momento lo dejaba en éxtasis la forma en que me apoderaba de su tranca pase la lengua por la punta de su glande, lo bese, lamiéndola de arriba abajo, dándole besos en el tronco, lo masturbe un poco con mimo y lentitud con mis manitas, mi propósito daba efecto mi mundo se había reducido a complacer a mi papi a base de mamada, entre la mamada y los masajes que le estaba haciendo a sus pelotas, lo tenía cachondo y bien empalmado.
Rubén mi padre me veía como mi boca se comía su verga perdiendo la poca cordura que le quedaba. Por un lado me sentía sucia, como una desalmada, una violadora, lo cierto es que me gustó mucho hacerlo que no paraba ni para respirar. Mi pasión juvenil me hacía chuparle con fuerza, succionando con la cabeza, logrando un efecto ventosa que casi lo hacía correrse en mi boca. Me detuvo y sin decir más se sentó , me tomo de la cintura frente a el colocándome de rodillas posicionando mi entradita en su pito al tratar de bajar un poco sentía como mis paredes vaginales eran abiertas gemía con intensidad al tiempo de que mis ojos se cristalizaban por el dolor, intente pararme para sacarla pero Rubén se afianzo de mi cintura, sentía mucho dolor a lo que exclamaba que me dolía, que no aguantaba, me hacía daño, con su brazo derecho rodeo toda mi cintura aferrándose a mí, mientras su mano izquierda buscaba mi cara, secaba mis lágrimas que recorrían mi mejilla, mirándome tiernamente buscaba el ósculo que calmara mi angustia, fueron segundos los que transcurrieron cuando impulso un poco su verga llegando a atrancarse con mi himen, fue ahí cuando solté un sollozo, me acaricio mi pelo, diciéndome no te preocupes solo te dolerá un poco, después te gustara y pedirías más, me fui tranquilizando, cuando me tomo de la cadera haciendo presión, mientras mi cara presentaba muecas de dolor envueltos en sollozos de placer.
Mi padre se comía mi virginidad quede sentada sobre su regazo empalada por su miembro. Me dijo "abre los ojos" y quedamos mirándonos con lujuria, deseo, incrementando las sensaciones de la penetración que él me procuraba y que continuó hasta notar que había llegado hasta el final.
No podía creer lo que estaba pasando. Le entregaba mi virginidad, un regalo de cumpleaños y por supuesto luchando por ser la única mujer de él y de casa, estaba haciendo el amor de verdad. Y presa del pecado, la lujuria como estaba no me detuve a pensar en las posibles consideraciones o consecuencias de todo aquello, solo me limité a ver como la sacaba adentro y afuera echándose una buena cogida. El juego de miradas mientras yo comenzó a cabalgarlo, lo que encendió más nuestras pasiones. Parecía que iba a comerme con los ojos, que iba a devorarme viva. Tras un buen rato de verme como lo cabalgaba y de ver como mi cochito entraba y salía de su tranca con una facilidad pasmosa, comencé a gemir, a retorcerme que daba gusto parecía salvaje, un verdadero animal sexual desatado que para controlarme me abrazo fuerte tumbándome he invirtiendo los roles tomando el control de la situación. Él se relamía, me atraía con acuciante necesidad, abrazándome y entrelazándonos a la vez que yo pasaba mis manos por debajo de sus brazos hasta sus hombros, sujetándome a él para procurar me diera unas acometidas profundas y rítmicas, sintiendo lo ancho y caliente de su verga. Me sentía arder entre sus brazos, me sentía morir para revivir después.
Me la metía fuerte, desgarrador, visceral y profundo, más fuerte, más potente, más, más, mucho más, estaba fuera de mí mismo, ya nada le importaba salvo follarse a su hija, yo también deseaba gozar a todo volumen, así que subimos el ritmo de las acometidas. Meneando más las caderas, pase mis manos por su culo para apretarle las nalgas a fin de atenazarme más, a la vez que el procuraba empujar con más fuerza y ritmo dentro de mí, empalándome y excitándome tanto que parecía un violador cualquiera. Aahh dame dameeeeeeeeeee, dame máaaaaaaaaaaaaaas, métemela toda, rómpeme, párteme en doooooooooooooooooos, ooooooooohh síiiiiiii papiiiii, hazme una perra papiiiiiiiiiiii, mientras mi padre Ooooooooooooh diooooooooos que polvo te estoy echando perraaaaaaa, pero que zorra eres, que pedazo de zorrita, ¿eres la zorrita de papi, verdad que eres mi zorritaaaa? Sí ya soy tu zorrita, soy tu perritaaaaa, me gustaaaaaaaaa, soy la perrita de mi papiiiiiiii. Pues prepárate perrita, buuuuuuuuuuufff, ya no aguanto más, al escuchar esto por mi mente paso que tal vez no había cogido con aquella puta como hoy lo hacía conmigo, lo cual quería correrse, me voy a correr, me voy a correeeeeer, dios llevo tantos años sin hacerlooooo, no quiero correrme tan prontooo. No importa, tú dame duro, córrete a gusto papi y dame tu semen, lo quiero, lo quiero todooooooo, lléname con tu semen papiiiiiiiiii, jódemeeeeeeeee, fóllame yaaaaaaaaaaaaaaaaaa. Más ritmo, más fuerza, más energía…un poco más de tiempo y esfuerzo y por fin aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaargghhh el orgasmo que tanto necesitaba llegó y nos arrolló como un tren sin frenos, fue como si un millón de galaxias explotasen a la vez dentro de mí. Rubén eyaculaba chorros potentes que descargaba en mi con toda la pasión contenida desde hacía mucho tiempo. Nuestros gritos fueron apagados por un largo y profundo beso con lengua que selló un momento tan amoral e ilícito como enormemente intenso y liberador.
juntos en el cama, abrazados y acurrucados uno junto al otro, todo eran caricias y mimos, todo era perfecto, así estuvimos un buen rato. Los dos desnudos, padre e hija, como hombre y mujer, como amantes que ya éramos. Yo, en plan tierno, me abrace a él disfrutando de esos momentos de abandono donde las palabras ya perdían su significado y el tiempo simplemente dejaba de existir. Una felicidad que de golpe se fracturó cuando la realidad se impuso en el momento en que el me miró fijamente y supe que la borrachera acababa de esfumarse de golpe. ¡hijaaaaaaaaaaaa!
Se quedó en un estado de sorpresa y horror que lo dejó acongojado de pies a cabeza, así que tuve que actuar deprisa para evitar posibles secuelas psicológicas. Ohhh por dios ¡hija! lo siento, yo no quería, no sabía lo que hacía, oh dios míoooo ¿Qué voy a hacer? ¿Qué vamos a hacer? Respira papa, respira hondo. Eso es, relájate y ven aquí, dije cogiéndolo de las manos, no te preocupes y tranquilo, poco a poco. El pareció relajarse, aunque por su mirada era evidente que el asunto no iba a dejarla dormir en paz durante mucho tiempo a menos que hiciera algo.
Lo mire con ojos tiernos viendo lo avergonzado que yo estaba, nos abrazamos para calmarnos. No pude evitar dar un suspiro de alivio al ver que papa no parecía estar mal por lo ocurrido. Bueno, me dijo al mirarme, no sé si fue un error, pero tan mal no estuvo, confesó algo sonrojado, la verdad, yo lo disfruté, y creo que tú también, ¿no? Síii, dije en un hilillo de voz, lo cierto es que ya no podemos dar marcha atrás, ¿verdad? lo hicimos, y no podemos cambiarlo, me gustó, me gustó mucho lo que me hiciste, ¿De veras? pues a mí me gustó lo que tú me hiciste a mí, yo no supe que más decir, y mirándonos fijamente, surgió una especie de complicidad entre nosotros que fue sellada con un nuevo abrazo, con un nuevo beso tan largo como apasionado.
Mas sin embargo no podía dejar pasar esta pregunta ¿De verdad llevabas años sin follar papá? Desde que murió tu madre, ¿pero la mujer con la que salías qué? supuse que era tu amante. No imaginaba que hubieras estado tantos años a palo seco. Y al decir eso vino a darme un beso de esos que casi eran una invitación al amor.
Este potente y furtivo beso lo sacó de golpe de sus divagaciones, y se me quedé mirándome fijamente. Totalmente desnuda y sentada enfrente de él, Papá, tú no tienes que trabajar mañana, ¿verdad? No. Y yo no tengo que estudiar nada para el lunes, y tampoco tengo deberes. ¿En qué estás pensando? En que podríamos pasar el fin de semana los dos juntos, divirtiéndonos, ironice. Pero tendrá que ser nuestro secreto, ¿verdad? Sí hija, nuestro secreto. Nadie lo sabrá nunca.
Lista de comentarios


Todavía no hay comentarios en este artículo

Volver a la lista de blogs



###
Top Blogs

El llanto de mi ...
andrea3044

INTIMIDADES
elplayerofeliz
Top Albums

EXPERIENCIAS PARA ...
frutales12

Las tendencias ...
objetivoitboy