Blogs:
Inicio Blogs
Crear mi blog
Escribir/Modificar
Ayuda
Los tops:
El Top 100
Los + activos
Los + comentados
Los + recientes
Los preferidos
Los vídeo blogs
Todos los blogs
Información Blog:Título:
Nuestros pequeños protegidos.


Por: Durshka
Durshka

Descripción:
Para los amantes de la tierra y de los animales. Estoy empezando el blog, pero poco a poco iré incluyendo artículos de todo tipo relacionados con el tema. Tengo un blog particular en el que hay más artículos ya sobre distintos temas. Entrad en http://durshka.activo-blog.com/ Un saludo!!

Categoría: Animales

Diciembre 14
LMXJVSD
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031       
Visualización
Nuestros pequeños protegidos. : Listado de los artículos con su título solamente
Nuestros pequeños protegidos. : Listado de los artículos enteros sin los comentarios
Nuestros pequeños protegidos. : Detalle de un artículo entero con sus comentarios
Últimos posts:
GRUPO DEFENSOR DE LOS ANIMALES
ANIMALES DE CINE
IMPRESIONANTE: "CHRISTIAN EL LEÓN: Amor verdadero."
GINO EN LA ESCALERA
DEVORADORES DE HOMBRES: Fantasma y Oscuridad.
FOTO DE GINO
NATURALEZA: La jirafa.
CEMENTERIO NUCLEAR EN YEBRA (Guadalajara)
16-02-2009 GINO: el vídeo de una de sus habilidades.
CURIOSIDADES DE LA NATURALEZA: 5 híbridos extraños.
¡Noticia!
El blog de enFemenino.com El blog de enFemenino.com
Nuestros pequeños protegidos. 
PERROS: Parásitos y enfermedades bacterianas.Creado el 13 Febrero a 0:52 
PERROS: Parásitos y enfermedades bacterianas.
Ante todo hay que tener en cuenta que la mejor opción para la salud del perro es ponerla en manos de un profesional. Ante cualquier problema de salud del animal hay que acudir al veterinario, ya que esperar a ver qué ocurre o confiar en curas caseras "infalibles" aconsejadas por amigos o conocidos no profesionales puede ser letal para el perro.

El perro está constantemente en riesgo, ya que puede contraer enfermedades a través de insectos voladores, saltadores, lombrices, bacterias, hongos, virus... Su organismo va desarrollando defensas pero hay otras muchas ocasiones en las que hay que inmunizarle o curarle antes de que las consecuencias sean nefastas.

El perro puede contraer una enfermedad en cualquier momento y en cualquier lugar, pero existe más riesgo cuando el animal se encuentra en contacto con otros perros o al aire libre. Hay enfermedades que tienen un período de incubación y en ella quizá no existan síntomas que indiquen que el perro está enfermo pero es igualmente contagioso para otros animales, por lo tanto podemos pensar que nuestro perro no ha estado en contacto con otro que estuviera enfermo y no es así, sino que la enfermedad estaba en período de incubación, por lo tanto son peligrosos los lugares en los que se reúnen muchos perros.

Las enfermedades parasitarias son las más fáciles de curar pero no por ello hay que tomarlas a la ligera pues pueden ser igualmente letales. En el caso de la pulga, por ejemplo, no es sólo un pequeño parásito que causa al perro molestias externas, también puede causar pérdida del pelaje, transmitir enfermedades de la piel, difundir la peste bubónica y la tenia. Los huevos de la pulga pueden permanecer latentes durante meses hasta que aparecen las condiciones adecuadas. En caso de infección por este parásito, lo más recomendable es utilizar cualquier polvo contra pulgas que contenga malation, lindane o similar. No es necesario que el perro esté totalmente cubierto ya que la pulga es un insecto activo y tarde o temprano llegará a una zona saturada de polvo y morirá. Hay que tratar el lugar donde el perro duerme y al perro, esperar diez días y repetir la operación para eliminar también las recién nacidas de los huevos que estaban latentes.

El caso de las garrapatas es más fácil de controlar. La hembra de garrapata es de mayor tamaño que el macho y éste suele estar resguardado bajo ésta. A la hora de eliminarlas hay que tener cuidado de que la cabeza no quede incrustada en la piel. Para eliminarlas se puede tocar cada una de las garrapatas con éter o acetona, así se facilita el desprendimiento. También se puede usar la cabeza caliente de una cerilla recién apagada. Si se utiliza un tratamiento veterinario, hay que dejar que las garrapatas se suelten solas a medida que vayan muriendo.

En cuanto a los parásitos internos, es muy común la lombriz. No hay que tratar al perro por decisión propia del dueño, pues las drogas que se emplean para la eliminación de las lombrices son peligrosas si se utilizan inadecuadamente. Es una creencia muy extendida que el ajo cura las lombrices, pero ésto no es cierto. Lo más adecuado en caso de sospechar que existe una infección por lombrices es acudir a un veterinario.

Existe una peligrosa lombriz de unos 30 cm. que habita en el corazón de los perros y lo invade totalmente, provocando fatiga, jadeo, tos, nerviososmo, hidropesía e hinchazón de las extremidades. Es muy peligrosa y muy difícil de tratar. Predomina en los estados sureños de Estados Unidos pero ésto no garantiza que nuestro perro esté libre de peligro pues la infección se contrae mediante la picadura de un mosquito infectado. El tratamiento de este parásito debe indudablemente dejarse en manos del veterinario. El tratamiento es muy peligroso (arsénicos, compuestos de antimonio y caracida) y durante éste las lombrices se trasladan a los pulmones del animal dificultando su respiración aún más. A veces las lombrices muertas bloquean los capilares sanguíneos. Esta lombriz, en resúmen, es altamente letal.

En el caso de las enfermedades bacterianas como la leptospirosis, el tétanos y la neumonía, la tasa de mortalidad es generalmente alta. Debe tratarlas un veterinario. La leptospirosis se extiende a través de la orina de perros enfermos y afecta gravemente a los riñones. Es difícil de diagnosticar, lo que provoca que la enfermedad continúe avanzando sin que sepamos aún que dolencia tiene nuestro perro. La bacteria del tétanos produce un veneno mortífero. A veces en las profundidades de una herida cerrada crecen gérmenes, por lo tanto es muy importante desinfectar y limpiar cualquier herida profunda y, por supuesto, acudir siempre al veterinario. La tonsilitis es una inflamación de las amígdalas que puede ser de origen bacteriano o vírico. No es grave, pero puede ser síntoma de otras afecciones. Podemos pensar que nuestro perro está enfermo de tonsilitis si las amígdalas han aumentado de tamaño y están enrojecidas, hay escaso apetito, vómitos y supuración de los ojos. Un veterinario aconsejará penicilina, aureomicina, terromicina o cloromicetina, pero no debemos emplearla sin la consulta a un profesional. La neumonía se trata con antibióticos o sulfamidas y una manta de algodón que envuelva el pecho del animal. Sus síntomas son la falta de apetito, supuración de los ojos y respiración rápida y superficial.

Fuente:
"Todo sobre el perro" Ed. Hispano Europea.

Lista de comentarios


Todavía no hay comentarios en este artículo

 
Volver a la lista de blogs



###