•  
  •  
  •  
  •  
  •  
 en
OK
 
  • Blogs 
 
Blogs:
Inicio Blogs
Crear mi blog
Escribir/Modificar
Ayuda
Los tops:
El Top 100
Los + activos
Los + comentados
Los + recientes
Los preferidos
Los vídeo blogs
Todos los blogs
Información Blog:Título:
Mi angelito hermoso


Por: hacklearnwam

Descripción:
Mi angelito es sobre mi primer y único hijo, Rafael Jesús

Categoría: Familia-Bébes-Niños

Septiembre 14
LMXJVSD
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930         
Visualización
Mi angelito hermoso : Listado de los artículos con su título solamente
Mi angelito hermoso : Listado de los artículos enteros sin los comentarios
Mi angelito hermoso : Detalle de un artículo entero con sus comentarios
Últimos posts:
Primer encuentro con la abuela y la tía
La crianza: primeros dos meses
El gran momento
La espera
La ilusión hecha real
¡Noticia!
El blog de enFemenino.com El blog de enFemenino.com
 Mi angelito hermoso 
Primer encuentro con la abuela y la tíaCreado el 7 Enero a 3:23 
Primer encuentro con la abuela y la tía
Pasa el tiempo volando, parece que fue ayer cuando lo tuve entre mis brazos por primera vez y senti su corazoncito latir junto al mio al unisono; esa sensación jamás se borrará de mi mente ni de mi corazón; fue lo más especial para mí. Tenerle presente, en cuerpo y alma, conmigo, con su madre y saber que venía de mí y era la muestra tangible de un acto de verdadero amor.
Ya tiene 10 meses y está contento; hace días que le vengo contando que va a conocer a su abuela y tia por parte de su madre; por parte mía; las conoce por foto, pero no es igual, ahora podrá verlas, besarlas, mirarlas, tocarlas, jugar con ellas; es muy distinto y cada experiencia es única para mi hijo que va creciendo.
Faltan pocos días y nos preparamos para un hermoso encuentro entre Rafita y su abuela Faly y su tía abuela María, comunmente llamada Margot.
Por fin llega el momento; llamamos al taxi que nos llevará a la terminal de Ezeiza, o Aeropuerto Ministro Pistarini de Buenos Aires para esperar la llegada del avión que traería felizmente a la abuela y la tía tan esperadas por Rafita hacía meses; desde ese momento que le dije "tu abuela y tu tía van a venir a verte", es como si retumbara en la cabecita de mi niño una y otra vez "a verte, a verte" y constantemente pensara y recordara que su abuela y su tía estaban presentes en su vida todo el tiempo a pesar de la lejanía de ambos países.
Cada vez que suena la musica que anuncia que llega o sale un vuelo, Rafita mira incesante los televisores sin entender nada y me mira a mi seguidamente como esperando una respuesta a tantas preguntas "por qué no vienen ya?", o más bien una sola, que vengan repite una y otra vez en un silencio que lo dice todo.
Al fin escuchamos que dicen que llega el vuelo procedente de Madrid y que está aterrizando en esos momentos; Rafita empieza a saltar de un lado al otro sin dejar de reirse como notando que ya llegó ese momento tan esperado por él hacía ya tiempo.
Salen por la puerta después de retirar sus equipajes y miran para todos lados, yo me rio y corro a ver a mi madre, el guarda me prohibe la entrada y me hace esperar por 2 m que me pasé, será imbécil, pero da igual, ya llegaron, están bien y estarán un tiempo entre nosotros.
Rafita en su cochecito no deja de mirar y reirse mientras mi madre me pregunta en un segundo mil cosas, repetidas por tantas veces que me preguntó por teléfono, pero nada que ni caso, solo está pendiente de ver a su nieto sonreir y ver cómo le agarra la mano y se la aprieta bien fuerte mientras mantiene bien abiertos sus ojos sin dejar de observar nada de lo que pasa a su alrededor.
Saluda a mi esposo y al padrino de éste que nos acompaña en ese momento. Luego, esperamos que llegue el taxi que nos llevará de regreso a casa, y al hotel donde quedará la abuela y la tía.
Es 21 de febrero de 2004, y faltan pocas horas para una fecha muy especial; para mí. Es otro de los motivos que las trajo a Argentina a mi madre y mi tía. Pero lo que nos ocupa es el niño, es lo único que nos mantiene en constante conversación; la sonrisa de mi niño, los juegos de vocablos como para intentar impresionar a su abuela y su tía que mi hijo pronuncia sin saber qué está diciendo. Sin darse cuenta, o quizás intencionalmente; preguntenle a él; dijo claramente "abu ena", como queriendo decir "abuela buena"; mi madre se sonrie y sin pensarlo se levanta de la silla se le acerca llena de dicha y le da un beso en la frente, le hace cosquillas, y éste se mata de la risa; luego de a poco, mientras conversamos, el niño queda medio dormido; pero está en su cochecito así que no hay prisa. Pasa el tiempo rápidamente, parece que hace 1 segundo que llegaron y ya pasaron horas. Faltan unos minutos para la medianoche, vamos a tomar algo en un bar todos juntos, mi madre no se quiere separar del nieto tan pronto cuando recien lo conoce en persona; tomamos un refrigerio porque hace calor, es verano en Argentina, y dan las doce, mi madre se levanta y seguidamente mi tía y m
Ver los comentarios (1)
La crianza: primeros dos mesesCreado el 3 Noviembre a 19:16 
La crianza: primeros dos meses
Los dos primeros meses de vida de Rafael Jesús fueron un constante ir y venir a la pediatra que trabajaba con el que fue mi ginecólogo y el que atendió mi parto; todo parecía ir perfectamente. El nene vivía a leche materna, mi leche; y eso me hacía feliz, poder darle mi leche. De un día para otro comencé a notarle extraño al nene, estaba cansado, se le notaba en el cuello los huesos, parecía un viejito de esos que están por morir; era espantoso ver eso. Me asusté mucho y le llevé a la pediatra, me dijo que era la alimentación, yo le comenté - come casi dos horas seguidas y a los minutos tienes hambre, con mi leche no se llena, y si le completo con otra- Me grita que ni se me ocurra que eso lo puede matar que soy una loca. Le digo que qué hago entonces; no quiero ver a mi bebé así. Me rompe que le dé mi comida, mi pecho únicamente. Me fui llena de tristeza mirando los ojitos de mi bebé medio adormilado y débil. Y yo inútil sin saber qué hacer. Típico de primeriza. E inconsciencia de mi parte por seguirle a la pediatra. Pasaban los días y seguía empeorando el nene, cada vez más delgado. Me levanté cansada de sentir que mi hijo sufría y yo no hacía nada para remediarlo y me dije, hoy me mando a donde sea para ver qué hago para ayudarte hijo mío. Me arreglé, vestí a mi hijo y me voy directa a otro pediatra. La espera para que lo viera el pediatra me costó bancármela, porque se me hacía interminable. No pasaba el tiempo. Le van a atender, mis nervios están a flor de piel. El doctor nada más verle al nenito, me dijo túmbale ahí rápido. Lo observa constantemente, y queda en silencio. Un silencio que me ahoga el pecho y me rasga en mil pedazos mi alma de dolor. Me mira con tristeza que invade y penetra hasta lo más profundo de mi corazón y una llama siento que me va quemando por dentro y mi angustia va creciendo. Pero habla ya pienso mientras me asfixio y me ahogo en lágrimas silenciosas. Habla por Dios santo. Me dice que vista al nene, mientras lo hago le voy mirando sin cesar esperando una palabra. Sólo dice "está en un grado alto de desnutrición, qué pasó mamá" Yo me le quedo mirando y le cuento de la pediatra. Me dice con dolor en sus palabras que esa pediatra era una inconsciente, que prácticamente mató a mi hijo. Mató, mató resonaba una y otra vez en mis sienes y parecía martillar mi corazón que se iba resquebrajando a velocidad vertiginosa. Por fin habló, me dice que está demasiado desnutrido y que es muy difícil sacarle de ahí, que me haga a la idea que iba a perder a mi hijo. ¡Perderlo! ¡Ni loca!, me niego en rotundo; tanto que esperé para tenerle entre mis brazos, no lo voy a perder así como así y menos por una estúpida que me las iba a pagar todas juntas por estos momentos de angustia y dolor. Le dije al doctor que en unas semanas le volvería a ver. Me dijo con tristeza en su mirada reflejada, está bien, como si diera por sentado que no serviría de nada lo que yo me propusiera hacer. Me fui primeramente a la Iglesia, me puse delante el Sagrario con mi hijo en los brazos y desde lo más hondo de mi corazón le divisé a mi Señor Jesucristo y dije llorando en silencio: "Tú, Señor me diste este hijo tan ansiado, tú le salvaste ya de morir antes de nacer, ahora que me lo entregaste, no me lo arrebates, no lo hagas, ayúdame a salvar a mi hijo, sálvalo por favor te lo pido, te lo suplico sálvalo". Con estas palabras pronunciadas, me fui directa al supermercado, compré la leche más cara del mercado para complementar la mía. Le di como 30 min. de mi leche y luego venga mamadera (biberón) de la leche que compré; y pasaban horas sin pedirme alimento. Lo despertaba cada tres horas para darle esa leche complementaria. Una vez, otra, y otra, sin parar le iba dando su leche materna y la complementaria. Pasaban los días y mi hijo iba creciendo prácticamente sin darme cuenta; y su peso parecía ir compensándose. Todos me decían que me pasaba de darle tanta leche, pero me importaba poco. Prefería que se excediera un poco de peso a que no salier
El gran momentoCreado el 3 Noviembre a 19:15 
El gran momento
El día anterior al nacimiento de mi hijo, todo el mundo me hablaba, pero yo no escucho nada de nada, estoy sólo pensando en mi hijo, en verle, en tenerle a mi lado, en besar su carita, y decirlo cuánto lo quiero. Pasan lentas las horas y no veo el momento de tenerlo conmigo bien cerquita y poder tocar sus manitas, su carita, y susurrarle cosas lindas al oído. Todos se preparan y yo sólo descanso para el gran momento. POR FIN, VA A NACER MI BEBE, ES 17 DE ABRIL DE 2003. A las 8.00 AM llego al hospital donde va a nacer mi hijo, mi esposo está más nervioso que yo, al menos eso parece, unos señores, enfermeros me tumban en la camilla y me llevan a la sala de operaciones, está todo muy oscuro... empiezan mis nervios, si pasa algo, si algo sale mal, me muero... el pánico se apodera de mí, cierro los ojos fuerte y pido a Jesús, Señor mío y Dios mío, y a mi Madre María que me cuiden a mi hijo para que todo salga bien. Llegamos a la sala de operaciones,... y sí... una cesárea es una operación, la loca de la anestesista no es la que debería ser, me dijeron que sería un hombre, pues nada, una mujer, y para colmo inútil. Un pinchazo, pero la anestesia no hace efecto. Así que otro pinchazo, y otro, y otro, y otro y otro más, pero nada. Les pido que me pongan anestesia general, pero mi doctor se niega y me argumenta dulcemente que si hace eso corre más peligro mi vida y la del bebé, y que si hay complicaciones podrían no darse cuenta. Total que más pinchazos, me aguanto las lágrimas mientras la aguja va penetrando una y otra vez en mis huesos y el dolor se hace insoportable... pienso en mi bebé, cierro los ojos fuertes mientras los pinchazos siguen. Al final el 17º pinchazo cede la anestesia y siento un alivio porque de un plumazo se me va todo el dolor en los huesos de los demás pinchazos. Mis lágrimas se tornan en una leve sonrisa porque se acerca el gran momento. Los médicos van de un lado al otro de la sala de operaciones, hablan pero casi no atino a entender que dicen, mi doctor les pide cosas, pásenme tal, y tal y tal, una y otra vez... todos están en torno a donde pronto saldrá a la luz, de un foco, porque el cielo no lo verá todavía, mi hijo, mi primer bebé, mi angelito hermoso. De pronto siento una asfixia irremediable, casi no puedo respirar, y me voy dejando vencer, mientras intento hacerle notar al doctor que no puedo respirar, la loca de la que cuida el oxígeno lo cortó sin darse cuenta... ¡¡¡¡sin darse cuenta!!!! pero a mí casi me mata. En ese momento oigo a mi doctor decirme "¡felicitaciones, ha nacido 9.35am tu hijo, un precioso varón!"... ¡¡¡Que rayos!!! nació, pero... está bien, que diablos, contéstenme, decía incesante. El doctor me serena, diciéndome que está sano y fuerte, ya le oigo berrear, me parece que te despertaron de tu sueño nocturno hijo mío, pero mamá está contigo mi cielo, pensaba para mí. Todos me dicen que es hermoso, parece que va a ser rubiecito y bien blanco... Y obvio su madre es bien blanca... Y la abuela estará feliz que quería un nieto bien blanco. Concedido dije para mis adentros. Pero en realidad no me importaba un carajo, sólo quería que estuviera bien. No para de gritar y llorar, bua bua bua, se escucha incesante, y en mi rostro se dibuja una sonrisa mientras lo escucho. Los enfermeros quedan locos porque no se está quieto; lo pesan, lo miden... y se escucha al doctor decir "Llévenselo a la madre de una vez"... Sí, sí, sí, eso mismo quiero yo pensaba. Ahí lo traen, mírale que chiquitito es, pero que hermoso, tiene la piel de su mamá... Ahí le ponen a mi lado, no puedo tocarle porque por la cesárea me dejaron los brazos atados... para qué... que lió, yo quiero tocarlo. Rozo mi carita con la suya y siento su piel suavecita y tersa, con la mía, y cesa en ese instante su llanto, le doy como puedo un beso en su mejilla y digo al oído cuánto lo quiero mientras una lágrima brota de mis ojos, feliz porque al fin tengo a mi bebé. Ahora se lo llevan para que lo vea el padre, que por lo que me dijo mi cuñad
La esperaCreado el 30 Octubre a 1:11 
La espera
Empezaba una nueva etapa en mi vida, nervios, cómo haré seré buena madre, cómo le criaré, lograré que sea feliz, le daré todo, me mataré trabajando pero le daré todo... etc, las tipicas preguntas de una madre primeriza.
Luego las rutinas para que el embarazo salga bien, el ejercicio moderado que no falte para el parto que no sea tan doloroso, etc etc...
Y empieza la cuenta atras para conocer a mi angelito hermoso. 9 meses! Que desesperación!!! No pasa nunca el tiempo, pensaba, quiero que sea ya. A comprar la ropa, esa no me gusta, si esa es linda para mi bebe, pero y si es nena... el padre que no que no que es varon, jajaja, la disputa de siempre, que mas dara, yo solo queria a mi angelito hermoso, niño, niña que más me da.Y va creciendo, la hora de la comida, me hace comer como loca, que desquite, espero bajar estos kilitos después o me muero, que más dará tendré a mi bebé hermoso y además más importante aún, sano. Muy sano.
Primera visita al doctor, está todo bien señora, el embarazo va perfectamente, ¡que faltaba más! si no paro de cuidarme por él! jajaja pensaba yo.
Pero sí, mi bebé está creciendo sano y fuerte, y de paso me engorda a mí, y conste que no me hacía falta engordar. Los medicamentos, las vacunas del embarazo, la ecografía... todo bien, ningún problema.
En la mañana me levanto preparo el desayuno, comemos, yo mas que nunca jeje, cuando estoy fregando mi esposo me quiere dar un abrazo y un beso y me golpea sin querer fuerte contra la pileta que es de metal. Me empiezan dolores fortisimos, y me voy al médico sin pensarlo dos veces. Mi esposo me dice que soy una exagerada, pero prefiero asegurarme. El doctor me dice que perdí líquido, le cuento lo sucedido y me dice que no haga ningun movimiento, tranquilidad, paciencia, reposo.
Ahora empeoramos, no puedo hacer nada para que el tiempo se pase antes, y a esperar carajo!. Seguimos bien, los controles sin problemas, fue un sustito no más.
Me hace una prueba el ginecólogo y le digo del parto natural... otra desilusion... no puede ser parto natural, bueno en realidad me dice que si pero que eso me destrozaria el cuello del utero y no quedaria nunca mas embarazada. Haberlo dicho antes!!!!!! dije, entonces cesárea, más vale eso que nada no?
Se prepara todo, tiene que nacer para el 13 de mayo... o casualidad el cumpleaños de mi mamá, pero hay pérdida de líquido y los dolores son fuertes... hay que adelantar la cesárea casi un mes... nacera el 17 de abril, corre el año 2003... que desesperación, faltán unos meses, ya me van a decir su sexo... ES VARONNNNNNNNNN! va gritando el padre por todo el hospital... pero será loco!, como será cuando tenga una nena jeje. Yo ya siento patadas en mi vientre y lloro de felicidad sin pensar en nada que no sea mi hijo, mi niño, mi bebé... y el tiempo corre, yo quiero que vuele y sea 17 de abril ya. Es mi cumpleaños y no dejo de pensar en mi bebé, todos me felicitan por mis 21 años y yo me quiero ir a mi habitación a descansar y que ellos tomen y coman, yo con mi bebé a solas en la habitación, eso sí, ni el padre podría entrar jajaja, yo quería estar sola, y dormir. Eso sí, me daba mucho sueño el embarazo, ni vomitos ni nada prácticamente, creo que dos veces vomité y ya no más. Fue muy buenito mi bebé.
Voy al doctor y me dice que corre riesgo el bebé en la cesárea y yo también, me dio el motivo pero que ni atención le presté, le dije que no pasaría nada.
Me fui a la iglesia y le prometí a Jesús así: "Si todo sale bien,como una vez te prometí de pequeña, así te cumpliré ahora que mi hijo se llamará Rafael Jesús, pero protéjelo siempre Señor mio te lo suplico", y mientras decía estas palabras, sentía una patada de mi hijo como diciéndome "ok" o algo así.
Y seguí adelante, pasarón los días, los meses.... faltaban unos días para el gran momentoooo, si señor, va a nacer Rafael Jesús, mi primer hijo, con la ayuda de Dios.
La ilusión hecha realCreado el 29 Octubre a 23:07 
La ilusión hecha real
Desde el primer día que supe que podía ser madre quise tener un hijo, pero el tiempo y siempre el tiempo me diría el momento idóneo para ello. Y se daba la espera, y no quedaba otra que esperar y esperar. Y pasaba el tiempo. Encontré el amor de mi vida y me casé, la noche de bodas, bien de madrugada, a eso de la 1am estaba medio dormida y soñé que un nene me decía "estoy contigo y voy a nacer", así desperté y le dije a mi esposo, cariño vamos a tener un bebé, él se rió y me dijo "si ya claro", me explico que era muy dificil que a la primera me quedara embarazada y que le dejara dormir. Los días pasaban y yo seguía ilusionada, con la idea de ser mamá, de tener un nene a quien cuidar, a quien protejer, a quien amar con todo mi ser, al que ya casi sin pensarlo ya amaba con toda mi alma. Los dias pasaban y nada, ni una señal que me indicara que estaba equivocada, la tan famosa "no me vino" sonó en mis labios, pasó una semana, dos, y le dije voy a hacerme la prueba "Evatest" aqui, y me dio negativo, no estaba embarazada, el quedón tranquilo mientras que mi corazón se desplomó en mil pedazos pensando que mi sueño había sido sólo un sueño, y me dejé vencer. Siguieron pasando los días y ese "no me vino" resonaba, de nuevo la prueba y de nuevo negativo; yo desconfiada ya y reilusionada con un bebé, me fui sin decir nada a un doctor y me hice la prueba de sangre, ese tiempo de espera del análisis fue un suplicio ya queria saber si le esperaba o no y el tiempo no pasaba nunca. Llegó el momento, retiré los estudios y sólo escuché a la enfermera "enhorabuena". Me salió una lágrima de mi corazón y brotó por mi mejilla, le dije "gracias" casi sin poder disimular la dicha tan grande que tenía y me fui volando a casa en un taxi, llegué, abrí los estudios y sí, por fin, efectivamente un positivo, miré el tiempo de embarazo, justo la noche de bodas, mi sueño, mi angelito me habia avisado, era verdad, estaba embarazada, iba a tener un bebé, ahora lo constaté y ya podía gritarlo, ya era feliz. Llegó mi esposo y le dije, mira estos análisis, él es enfermero aunque no trabaja de eso ahora, lo vio y me dijo casi algo asustado "cuando te hiciste eso que no me entere", va le pedi disculpas por no contarle antes pero es que no podia aguantarme las ganas de saber la verdad, el miro de nuevo el papel y se dibujo una sonrisa en su rostro mientras decia "voy a ser papá".
Y sí, se cumplió la ilusión, iba a ser madre, iba a tener un hijo, mi nenito, mi angelito hermoso, mi bebé.
Volver a la lista de blogs



###
Top Stars

Kate Middleton
lesichon

Pharrell Williams
bjonsi
El foro
Natación, Piscina y Aquagym
Habla con marijuanaa !
Moda
Habla con dulceneus3 !
Cabello largo
Habla con hola9991 !


Copyright © 1999-2014 enfemenino.com