Conexión
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
 en
OK
 
  • Blogs 
 
Blogs:
Inicio Blogs
Crear mi blog
Escribir/Modificar
Ayuda
Los tops:
El Top 100
Los + activos
Los + comentados
Los + recientes
Los preferidos
Los vídeo blogs
Todos los blogs
Información Blog:Título:
Experimenta Asia


Por: experimentaasia
experimentaasia

Descripción:
Soy Natalia Sánchez, profesional de los viajes y especialista en Asia desde hace más de 14 años. Este blog pretende ser una ventana al continente asiático donde explorar lugares especiales y toda la belleza de sus rincones

Categoría: Viajes

Abril 14
LMXJVSD
  123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930       
Visualización
Experimenta Asia : Listado de los artículos con su título solamente
Experimenta Asia : Listado de los artículos enteros sin los comentarios
Experimenta Asia : Detalle de un artículo entero con sus comentarios
Últimos posts:
Nepal: el tesoro del Himalaya
India del norte, del shikhismo al budismo tibetano
Qué ver en tu primer viaje a India
India, el país del millón de dioses
Japón inédito: Caminos de Wakayama
Cómo moverse en Japón
¿Qué hacer en tu primer viaje a Japón?
Caminos de Shanxi (China)
China, viaje al centro de la tierra
Escapadas desde Bali: Islas Gili y Sulawesi
Mis blogs preferidos
objetivoitboy
recetasdevideoclub
laisladelosninos
creciclando
marianfrias
¡Noticia!
El blog de enFemenino.com El blog de enFemenino.com
 Experimenta Asia 
 23
Nepal: el tesoro del HimalayaCreado el 28 Enero a 18:56 
Nepal: el tesoro del Himalaya
Si ya en el post anterior nos adentrábamos en el territorio montañoso más elevado de la tierra, la cordillera de los Himalaya, desde la cara india, seguimos descubriendo otros de los tesoros fundamentales de la zona, dos pequeños países que sin embargo cuentan con una gran personalidad. Dos destinos únicos y obligados para todo viajero que se precie. Nepal y Bután serán los protagonistas de las próximas semanas.

No hace falta ser un experto montañero o un gran aventurero para recorrerlos, tampoco la preparación física que esto conlleva. Estos son unos destinos que perfectamente pueden acomodarse al perfil de quien los recorre así que es bueno desmitificarlos y hacerlos más accesibles para todos.

Nepal es quizás el más conocido y visitado, aunque con matices; a menudo se visita su capital, Kathmandú y el valle que la rodea como broche final desde la India y por ende, como destino turístico complementario. No debes perderte en este caso la famosa stupa de Bouddhanath con su impresionantes 35 metros de altura, la ciudad de Patan, la segunda del Valle después de la capital, el complejo de Swyambhunath o templo de los Monos, la pequeña ciudad de Kirtipur, toda una joya con preciosas vistas del valle y el templo hinduista de Pashupatinath. Ni dejar de pasear por el barrio mochilero de Thamel, centro de la escena turística más fresca. En el polo opuesto, también es habitual que montañeros más o menos experimentados recorran los picos más importantes, desde el Everest a los Annapurna.

Hay, no obstante, otras formas de ver el país y sus tesoros para el turista normal e innumerables propuestas interesantes tanto si buscas algo de turismo activo sin entrar en grandes dificultades (actividades tipo senderismo, rutas en bici o rafting), como si te interesa la cultura y la religión (tanto el Valle de Kathmandú como Lumbini –el lugar de nacimiento de Buda- son Patrimonio de la Humanidad por la Unesco) o buscas explorar la flora y la fauna autóctona (en este caso el Parque Nacional de Chitwan sería mi elección).

Si tienes más tiempo, no dudes en combinar Nepal con Tíbet, es un viaje ideal y muy diferente, te encantará el resultado.

Próxima parada: Bután, un destino tan fascinante como desconocido.

Natalia Sánchez
@NSanchez76

India del norte, del shikhismo al budismo tibetanoCreado el 11 Diciembre a 11:38 
India del norte, del shikhismo al budismo tibetano
Tras hablar en el último post de los destinos más destacados o más comunes para un primer viaje a la India, esta semana nos adentramos en un territorio tan maravilloso como fascinante y en gran medida, desconocido.

Grandes olvidados en muchos catálogos de viajes por no ser tan conocidos para el gran público y precisamente por ello, muy atractivos para los espíritus indómitos y los viajeros de vocación. Proponemos hoy un viaje que comienza en el singular estado de Punjab y continúa a los pies de los Himalaya, desde Himachal Pradesh a Ladakh.

Aún recuerdo cuando, ya desde la ventanilla del avión y antes de aterrizar en Amritsar divisé el Gran Templo de Oro de los Sikh; impresionante desde el aire y mucho más cuando se visita su interior. Descalza y con la cabeza cubierta, asistí a la ceremonia nocturna para guardar el libro sagrado y recorrí por primera vez el templo en toda su extensión en compañía de un sikh. Pese a lo que pueda parecer, no es la parte central del templo lo que más llama la atención, tampoco el estanque que lo rodea, ni siquiera la actitud de los devotos de esta fé que dedican gran parte de su tiempo al trabajo en favor de la comunidad... lo que más impresiona en este templo es la gigantesca cocina de la comunidad que diariamente ofrece más de 70.000 comidas de forma totalmente gratuita para todo el que allí acude. Un ejemplo, sin duda, para otras religiones más mayoritarias y todo un descubrimiento.

El estado de Punjab, en concreto la ciudad de Kapurthala, fue también el hogar de Anita Delgado, la Maharani española de la que nos habla Javier Moro en su libro Pasión India que os recomiendo como base para entrar en contacto con la cultura india vista desde el prisma de la sociedad occidental.

Y de la llanura y el calor de la meseta del Punjab a las montañas de Himachal Pradesh ya a los pies de los Himalayas. Por carretera llegamos hasta Dharamsala, hogar del Dalai Lama y de una gran parte de la comunidad tibetana en el exilio. Un lugar muy popular para mochileros con un toque espiritual y con el siempre mediático líder como punto fuerte y principal atracción (eso sí, no resulta sencillo coincidir con el Dalai Lama que viaja con frecuencia por todo el mundo).

De aquí podemos ir hasta Manali de nuevo por carretera y armados de mucha paciencia, especialmente en el último tramo que resulta eterno. Centro de turismo de aventura y famoso para el turismo doméstico indio como destino ideal de rafting, para el turista occidental es más un lugar de paso e inicio de lo que puede ser un inolvidable viaje por carretera en la ruta que nos lleva hasta Ladakh hacia el norte; un viaje de dos días que nos llevará por carreteras de montaña y paisajes espectaculares hasta el conocido como “Tíbet Indio”. Si por el contrario vamos de Manali hacia el sur, el camino nos llevará hasta Shimla, la capital de verano durante el British Raj. Un lugar peculiar con ese sabor de la vieja Inglaterra y edificios estilo Tudor y el toque indio chic, que tiene su arteria principal en The Mall y su centro neurálgico en Scandal Point.

Terminamos ya nuestro recorrido por este fascinante rincón del mundo, La India, un país tan variado como auténtico. El destino de uno y mil viajes porque como bien proclama su oficina de turismo, India es Increíble.

La semana que viene os esperamos para viajar hasta Nepal y Bután, dos destinos diferentes y fascinantes. ¡Empieza la cuenta atrás!

Natalia Sánchez
@NSanchez76
Qué ver en tu primer viaje a IndiaCreado el 29 Octubre a 9:25 
Qué ver en tu primer viaje a India
Después de un primer post general del destino en el que tratamos las ideas preconcebidas que genera un país como La India, esta semana nos adentramos ya en lo que puede ofrecer este singular país/continente. Comenzamos, pues, hablando de los atractivos de la India y sus diferentes caras; desde la más conocida del famoso Triángulo de Oro a otras más profundas en el sur del país o en la parte norte a los pies de los Himalayas. Variados son sus paisajes, como variadas son sus gentes, los cultos que allí se practican o las infinitas recetas de su rica gastronomía a disposición del viajero más curioso. Todo un mosaico que, si aprendes a disfrutar y valorar, hará de cada uno de tus viajes, una experiencia vital.

Muchos sois los que preguntáis por rutas sugeridas para conocer lo “más importante o destacado” de la India y durante años los operadores turísticos han recitado el mantra del Triángulo de Oro (Delhi, Agra y Jaipur) que en función del tiempo disponible se ha ido complementando con una incursión más profunda en Rajasthan o bien con los famosos Templos eróticos de Khajuraho y una última parada en la siempre mágica Varanasi (Benarés).

Esta ha sido una fórmula que lleva ya décadas en vigor y a día de hoy sigue funcionando para principiantes en una aproximación a la India. Podríamos decir que realmente estas zonas corresponden a la imagen general que se tiene de este país, ¿quién no ha visto alguna vez la imagen del Taj Mahal en Agra y su perfecta simetría? ¿o los fuertes del Rajasthan -algunos de los cuales han sido además declarados Patrimonio de la Humanidad este mismo año-? Esa imagen de tierras desérticas coronadas por impresionantes fuertes visibles desde la lejanía o gloriosos palacios con un cierto aire de decadencia recuerda a los tiempos de Rajputs y Marajás. Personajes que han marcado la personalidad y el carácter de la zona; en el pasado como gobernantes de sus propios estados y en el presente muchos de ellos reconvertidos en hoteleros para rentabilizar lo que aún queda de sus patrimonios familiares. Una de las experiencias que puede enriquecer tu viaje es, sin duda, alojarte en alguno de los palacios y havelis transformados en hoteles con encanto.

Dedica tiempo al Rajasthan más allá de Jaipur, su capital y una de las ciudades más conocidas, te esperan joyas como Udaipur, la romántica ciudad de los lagos (eso sí asegúrate de que el monzón haya sido bueno para que estos estén en su máximo esplendor), Jodhpur, la enigmática ciudad azul con uno de los fuertes más imponentes de todo el estado o Jaisalmer, una auténtica maravilla a las puertas del desierto del Thar cuya simple visión recompensa el largo camino que nos lleva hasta la única ciudad con un fuerte vivo y habitado en el que perderse caminando e interactuando con unos residentes curiosos y acostumbrados a compartir su espacio con miles de viajeros y turistas.
Destino también de un primer viaje suele ser Khajuraho, una pequeña población de Madhya Pradesh cuyos templos hinduistas y jainistas famosos por sus esculturas eróticas destacan por su originalidad y estado de conservación y se encuentran también dentro del Patrimonio protegido por la Unesco.

Varanasi es también una parada común en los itinerarios más populares, algo que no deja de ser chocante puesto que se trata de un lugar mágico y duro a la vez. Sus ghats al borde del río Ganges (el más sagrado del hinduismo) son escenario diario de las oraciones de miles de devotos que vienen a esta ciudad sagrada a pasar sus últimos días y de las cremaciones. El aroma de Varanasi es el de la vida y la muerte en estado puro aderezado con toques de sándalo de las piras funerarias. La fuerza de este lugar es incuestionable y su espiritualidad contagiosa, algo que marca para siempre.

Y si ahora hemos hablado del hinduismo, en nuestro próximo post hablaremos de
una experiencia singular en Amritsar, la capital del Sikhismo en pleno Punjab y Dharamsala, la capital del exilio tibetano y hogar del mediático Dalai Lama. ¿Te lo vas a perder?

Natalia Sánchez
@NSanchez76
India, el país del millón de diosesCreado el 16 Octubre a 9:13 
India, el país del millón de dioses
Esta semana iniciamos una serie de posts que nos llevarán a conocer La India, un país que por su extensión y variedad podría considerarse prácticamente un continente, y profundizar en su cultura y costumbres. Como buen destino extremo, La India no deja indiferente a nadie; es un país que o bien crea rechazo desde el primer momento o cautiva e hipnotiza hasta el punto de crear una cierta adicción. Mi caso es el segundo y en estas líneas intentaré transmitir esta pasión que espero compartáis conmigo.

Cuando se viaja a un destino es fundamental saber qué esperar; no hay mayor decepción que crearse unas expectativas que no se corresponden con la realidad puesto que esto conlleva que nuestro viaje pase de sueño a pesadilla en cuestión de horas. Comenzaremos hablando, por tanto, de una serie de ideas preconcebidas bastante comunes e intentando aportar datos que os ayuden a formaros vuestra propia opinión.

Primera cuestión controvertida: ¿es la India un país seguro? Todos hemos visto o leído noticias en la prensa de sucesos complicados; desde avalanchas en festivales hasta atentados o más recientemente ataques a mujeres solas. Está claro que no es cuestión de negar una realidad que está ahí, pero lo que cabe es reflexionar sobre la cantidad de población (más de 1.200 millones de habitantes) y el índice que estos casos suponen, es decir, extrapolar estos datos para darnos cuenta de que en el mundo de hoy, sucesos de este tipo existen a lo largo y ancho de este planeta por más que se les de más protagonismo en función de dónde ocurran.

Como mujer que viaja sola, tengo que decir que no he tenido en ningún momento sensación de peligro en ninguno de mis viajes por toda la geografía India. Lo que sí puede abrumar, sin embargo, en algún momento, especialmente para la mentalidad occidental, es la falta de ese espacio vital que sí tenemos en Europa; hay lugares en los que se concentra mucha gente y momentos puntuales en los que la falta de espacio y el estar rodeado por miles de personas puede crear sensaciones de agobio. Si esto te incomoda, trata de evitarlo. Os pongo un ejemplo: en mi último viaje de este mismo año, tuve la brillante idea de acudir al cambio de guardia más famoso del país en la frontera de Wagah entre India y Pakistán un fin de semana, con vacaciones escolares y a más de 40 grados. Resultado: una concentración de más de 40.000 personas y los correspondientes vehículos... tuve que irme para evitar una lipotimia. No os lo recomiendo, hay que aprender de los errores y evitar estas situaciones. Otra cosa que suele llamar la atención es el carácter “descarado” de los indios que muchas veces responde simplemente a una profunda curiosidad. Esas miradas fijas que, a veces, llegan a intimidar, es algo muy común en su cultura y no es inusual que la gente te rodee para mirarte de cerca o se saque fotos contigo (hay momentos en los que una se siente Madonna). Mi consejo: paciencia, una buena sonrisa y en un momento dado, saber decir que no con mucha educación.

Segunda cuestión de manual: si viajo a la India ¿voy a ver continuamente pobreza, mendicidad y suciedad? Como en muchos otros lugares del mundo, en la India se ve pobreza, especialmente en las grandes ciudades. Y sí, este no es un país que destaque especialmente por la limpieza (máxime cuando no hay sistemas de canalización “modernos” y las vacas campan a sus anchas muchas veces entre desperdicios en plena calle). Eso es una cosa y otra bien distinta es que en cada lugar al que vayamos y a cada paso nos encontremos con escenas de Slumdog Millionaire. No debe ser algo que te obsesione, si es así no disfrutarás de tu viaje y merece que te plantees cambiar de destino.

Me imagino que después de leer todo esto muchos os preguntaréis por qué razón viajar entonces a este destino... Para mí está muy claro. La India es pasión por la vida en estado puro, emociones a flor de piel; es color, el de los saris, el de la tierra de sus desiertos, el de sus bosques, montañas y ríos; es el olor a especias de sus comidas, de sus templos, de la lluvia del monzón; es el sabor de sus curries, de los dulces callejeros, de los lassies y del dal; es ver la felicidad en las cosas sencillas, la espiritualidad en cada rincón, es ir más allá de la globalización que nos anestesia a todos manteniendo la esencia de una cultura y una forma de ser, la autenticidad y una personalidad muy marcada en definitiva.
Si a ello le sumas la increíble variedad de paisajes, gentes, culturas y religiones coincidirás conmigo en que este se antoja como un destino irresistible.

Pues bien, no te resistas y vente con nosotros a recorrer
La India para principiantes la semana que viene, esto es sólo un aperitivo.

Natalia Sánchez
@NSanchez76


Japón inédito: Caminos de WakayamaCreado el 2 Octubre a 18:07 
Japón inédito: Caminos de Wakayama
Después de dos semanas hablando de Japón y los destinos que no debes perderte en tus primeros viajes, hoy profundizamos en el alma del país nipón y nos trasladamos a la prefectura de Wakayama para descubrir algunos de sus tesoros escondidos. Registrada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, la tierra montañosa de Kii alberga lugares sagrados y rutas de peregrinación de las principales religiones del Japón. Budismo y Shintoismo confluyen en esta península en el sur de Honshu.

Comenzamos a unos mil metros sobre el nivel del mar, en Koyasan, el monte sagrado de la escuela Shingon del budismo esotérico. Cada vez más conocida en el mundo occidental, esta pequeña población con más de cien templos es considerada una de las joyas de la zona. Entrando por el Daimon, la gran puerta principal a Koyasan en su extremo más occidental empieza a recorrer sus templos y no te pierdas el complejo Danjo Garan con los edificios más emblemáticos; la Gran Pagoda de Konpon Daito, el Kondo donde se celebran las ceremonias budistas más importantes o el Fudodo, el edificio más antiguo del complejo. Y del oeste al este de Koyasan llegamos al enigmático Okunoin, un cementerio y zona sagrada que se extiende a lo largo de dos kilómetros entre el puente de Ichinohashi y el Mausoleo de Kobo Daishi -el corazón religioso del Monte Koya-.

Viajar es vivir experiencias diferentes y qué mejor experiencia que alojarte en un Shukubo, uno de los más de cincuenta monasterios que ofrecen alojamiento y comidas (estrictamente vegetarianas, eso sí). Podrás conocer la vida monástica de cerca alojándote en habitaciones modestas de estilo japonés e incluso participar en las oraciones de primera hora de la mañana.

Más al sur de Koyasan nos encontramos con Kumano, donde se funde la religiosidad del shintoismo con la naturaleza como en pocos lugares en el mundo. Esta fusión resulta sobrecogedora para los peregrinos que se aventuran en el llamado Kumano Kodo, las diferentes rutas de peregrinación que llevan hasta los santuarios más importantes y los conectan entre sí; el Hongu Taisha donde Okami (divinidad del shinto) descenció a Kumano, el Kumano Hayatama Taisha y el Nachi Taisha, famoso por su gran cascada.

No dejes de recorrer al menos un tramo de alguna de las rutas y vivir el peregrinaje desde dentro de estos caminos. En ellos encontrarás bosques, parajes y gentes que no olvidarás fácilmente. Como curiosidad decirte que Kumano está hermanado con el Camino de Santiago y hacen actividades de promoción conjunta, ambos como Patrimonio de la Humanidad.

Y ya que estás por la zona, no dejes de visitar Kawayu Onsen y bañarte en los onsen naturales en el río (puedes incluso cavar tu propio onsen) y hospedarte en algún ryokan con onsen propio en el exterior o interior si prefieres más intimidad. Recordarás que en nuestro
primer post de Japón hablamos de experiencias para ser vividas y ya mencionamos este término. Los onsen son aguas termales de origen volcánico presentes en todo el país y muy recomendables también en Wakayama. Algo tan arraigado en la cultura japonesa que es difícil concebir este país sin lo que estos representan.

>>
Japón en imágenes<<

La semana que viene haremos un giro de 180º para centrarnos en la India; pasamos del orden y la contención de la cultura japonesa al país del caos, el bullicio y una auténtica pasión para los viajeros que tenemos la suerte de conocerlo. Comenzaremos con
India para principiantes, una introducción al país de los millones de dioses.

Natalia Sánchez
@NSanchez76


Página de artículos del blog
 23
Volver a la lista de blogs



###


Copyright © 1999-2014 enfemenino.com