Blogs:
Inicio Blogs
Crear mi blog
Escribir/Modificar
Ayuda
Los tops:
El Top 100
Los + activos
Los + comentados
Los + recientes
Los preferidos
Los vídeo blogs
Todos los blogs
Información Blog:Título:
El Blog de Marian Frías


Por: marianfrias
marianfrias

Descripción:
Soy Marian Frías, psicóloga, sexóloga y coach. Este blog pretende ser un punto de partida desde el cual podamos hacer pequeñas mejoras en nuestra vida personal y sexual.

Categoría: Sexualidad

Octubre 14
LMXJVSD
    12345
678101112
131416171819
212223242526
2728293031   
Visualización
El Blog de Marian Frías : Listado de los artículos con su título solamente
El Blog de Marian Frías : Listado de los artículos enteros sin los comentarios
El Blog de Marian Frías : Detalle de un artículo entero con sus comentarios
Últimos posts:
La crítica en las relaciones de pareja
Lo nuestro no va a ningún lado
Celos en la pareja, cómo manejarlos
Cómo hablar de lo que me pasa
El deseo sexual ¿es mayor en hombres que en mujeres?
Incapacidad para decir TE QUIERO
Sexo postvacacional
Aprende a escuchar tu cuerpo
Conecta con tu YO que te hace sentir bien
Los grandes mitos del porno
Mis blogs preferidos
objetivoitboy
laisladelosninos
experimentaasia
recetasdevideoclub
yogaysalud
¡Noticia!
El blog de enFemenino.com El blog de enFemenino.com
 El Blog de Marian Frías 
 23456789
10
La crítica en las relaciones de parejaCreado el 20 Octubre a 9:59 
La crítica en las relaciones de pareja
Supongo que en carnes propias, o por observación, habéis podido vivir o ver relaciones donde los dos miembros de la pareja o uno de ellos, ejerce una constante actitud de crítica, reproche, desprecio y rechazo al otro/a. Es como si no se aguantaran, pero aun así continúan. Continúan en una relación que les daña y les afecta enormemente a corto, medio y largo plazo, sean conscientes o no de ello.
Cada uno deberá elegir si quiere seguir en esta situación o si quiere mantener o no una relación; en el caso de querer seguir en esta relación es interesante ser consciente de que este comportamiento de hipercrítica y desprecio tiene sus consecuencias: la relación se va intoxicando, enferma.

Lo primero que es interesante diferenciar es que, criticar a tu pareja no es lo que no es lo mismo expresar una queja o hacer una crítica de un determinado comportamiento. No es lo mismo atacar o juzgar a la persona, que centrarnos en un comportamiento y expresar lo que no nos gusta o molesta. Expresar lo que nos incomoda con el objetivo de estar mejor es sano y natural, es tomar conciencia de que algo no va bien y quiero repararlo. Sin embargo la crítica destructiva, no repara nada, todo lo contrario. Es decir no es lo mismo decir a alguien que eres un desastre y que no cambiarás, que solo piensas en ti, que eres un egoísta, que no haces nada bien, que decir que te gustaría que las cosas que tenéis en común y los espacios comunes se mantengan en un cierto orden, ya que el desorden te hace sentir nerviosa y en tensión.
Podemos expresar lo que sentimos, sin que suponga un ataque o desprecio. A veces, no sabemos hacerlo, es importante saber que son habilidades y como tal son cosas que podemos aprender. Pero para ello tenemos que querer, saber cómo hacer, y hacer.

Las críticas destructivas, hacen que la otra persona, y por lo tanto la relación se sienta atacada, rechazada, juzgada y herida. Eso va lesionando a la relación. Poco a poco es como si la pareja fuera durmiendo con su enemigo/a. En relaciones tóxicas, esta crítica constante, está unida a otros elementos que aparecen en escena, uno de ellos es el desprecio. Hacer que la otra persona se sienta inferior, ridícula, deteriora enormemente la pareja, puede aparecer a veces es con un insulto o comentario, pero a veces basta un rechazo de contacto o una simple mirada de desprecio o rechazo. Este desprecio es uno de los principales predictores de ruptura de pareja.

En cada momento podemos elegir dónde enfocamos nuestra atención; podemos desarrollar la habilidad de poner el foco en nuestras relaciones con los demás en apreciar y centrarse en las cosas que apreciamos o estar enfocados en los errores o defectos.

El resultado y el efecto que esto genera en uno mismo y en las relaciones son muy diferente. Prueba, compara y elige.
Te recomiendo un ejercicio: se llama TE PILLÉ HACIENDO ALGO AGRADABLE. De manera habitual pillamos a otros y a nosotros mismos en los errores y fallos, por qué no dar la vuelta a la tortilla. Elige una relación importante para ti, puede ser tu pareja, u otra relación: con tu madre, con tu hermano, con tu jefe… durante esta semana enfócate en prestar atención a descubrir que cosas agradables has visto hacer a esa persona. Apúntalo cada día en un papel, y al final de la semana, cuéntale a esa persona todo lo agradable que has apuntado.

Ya me contarás que tal...

¡Buena semana!

Marian Frías
marianfriaspsicologa.com

Lo nuestro no va a ningún ladoCreado el 15 Octubre a 10:04 
Lo nuestro no va a ningún lado
Consulta:
¿Qué hacer cuando te das cuenta de que tu relación de pareja ya no va para ningún lado?

Indudablemente, dejar una relación de pareja no es fácil y saberlo es el primer paso. Por experiencia propia, y por muchos de los casos que he visto y tratado, es una decisión dura pero muy liberadora, también. Nos damos cien mil excusas, para continuar en algo que no nos hace sentir bien. Hay motivos para quedarse pero hay muchos también para irse. Es importante pensarlo bien, pero cuando sientes que de verdad no funcionan las cosas aunque lo hayas intentado, pensarlo mucho deja de ser eficaz, obsesiona y paraliza.

Elige como te gustaría dejarlo, haz las cosas bien. Aunque te den tentaciones de hacerlo por teléfono, mandar un Mail, o un WhatsApp, piensa de verdad cómo te gustaría hacer las cosas, ponte en el lugar de la otra persona y en el tuyo también. No hay recetas, lo que tú sientas que te va a hacer sentir bien después, sin remordimientos ni culpas. Expresa en privado claramente a tu pareja, casi expareja, lo que sientes y quieres, amablemente pero con firmeza. Cuando lo tienes claro, echarte atrás solo alarga el sufrimiento en ambos.

Es importante ser honesto, sin necesidad de ser cruel. Es importante para la persona dejada entender cuáles son los motivos que te han llevado a esta decisión, las excusas y las “autoculpas” (no eres tú soy yo). No es necesario dar detalles pero si de manera honesta expresar lo que sientes y quieres.

Cómo reaccione la otra persona no depende de ti, ante situaciones que nos duelen las personas solemos reaccionar de muchas maneras, es importante que no personalices, ni entres en acusaciones o provocaciones. Entiende que no es fácil para la otra persona. Pero pon límites, no alargues mucho la situación en ese momento.

Es bueno despedirse poniendo la atención en todo lo que te aportó esa relación el tiempo que lo hizo, saber que es perfecto como sucedió y que te llevas cosas agradables y aprendizajes. También es bueno poner atención en las nuevas oportunidades que ofrece la ruptura y disfrutarlas.
Cada relación es un mundo, y la tuya también lo es. Si estás en esta situación conecta contigo mismo/a, y valora lo que acabas de leer. Las relaciones es mejor dejarlas con calma, aprender a soltar lo más tranquilamente posible, no esperar a que una discusión sea el detonante, te ayudará a hacer las cosas como quieres hacerlas.

Marian Frías
marianfriaspsicologa.com


Ver los comentarios (3)
Celos en la pareja, cómo manejarlosCreado el 9 Octubre a 9:50 
Celos en la pareja, cómo manejarlos
La verdad es que no le hace mucha gracia que tenga amigas, dice él. Con mis amigos ningún problema, tenemos libertad para eso, pero cuando quedo con alguna amiga hay pollo seguro. Por eso prefiero no decírselo por no causar discusiones absurdas. Lo malo es cuando es peor el remedio que la enfermedad y se entera: las discusiones son muy fuertes y desgastantes. No llegamos a entendernos

Esto es un fragmento de una conversación, con un chico que acude a terapia de pareja con su mujer. Es un ejemplo, pero es una situación que se da de manera habitual en muchas de las relaciones que acuden a terapia. En muchas parejas, el tener relaciones con otras personas, amigos, familiares, exparejas, chicos o chicas, supone un conflicto o cierto grado de malestar.

La persona que siente celos, cree que una determinada persona o situación es una amenaza para ella o para la relación.

Esta pareja, la del ejemplo, no siente que los celos sea el peor de sus problemas, de hecho para ellos el problema principal es de índole sexual, pero los dos coinciden que estos conflictos desgastan mucho la relación, y que a lo mejor también influye en su falta de deseo. Son discusiones que se alargan mucho en el tiempo, y aparecen de forma recurrente, aunque en diferentes intensidades, al final discuten y se distancian. A veces la chispa de la discusión salta por una tontería, dice ella.
Los celos si no se gestionan adecuadamente, pueden desgastar profundamente una relación, la conexión se deteriora y pierde energía.

Solucionar un problema de pareja implica a ambos miembros de la relación. El primer paso es que los dos miembros de la pareja sean capaces de ver la situación desde diferentes posiciones. Es importante que se vivan totalmente como si estuvieran en realidad en esa posición, no es solo pensar como “el otro/a”, es ser totalmente “el otro/a”. El segundo paso, es que la pareja tome conciencia del momento por el que está atravesando la relación, que factores externos a ellos pueden estar influyendo: verse poco, verse mucho, carga de trabajo, viajes repetidos, pueden ser factores que generen más sensibilidad en la relación. A veces los celos son una señal la relación tiene unas necesidades que no están siendo cubiertas. Estas necesidades suelen ser de tres tipos fundamentalmente: necesidad de amor, de libertad o de seguridad. El tercer paso, se encamina a sanar lo herido: se pide que expresen los sentimientos de cada cual, donde se pueda expresar realmente que es lo que está detrás de esta situación que se da en la pareja. El último paso, es ver que de esta situación puede hacerles mejorar y crecer como pareja. Cómo van a manejarlo y a crecer con ello. Encontrar el propósito, el para qué nos puede ayudar esta situación, es clave para avanzar y no resignarse.

Puede ser que esto te esté pasando a ti. Si tu relación es lo suficiente madura y no está muy desgastada, puedes proponerle a tu pareja hacer este ejercicio juntos. A veces la relación está más deteriorada y se necesita de una persona externa que pueda ayudar. La terapia de pareja y el coaching de relaciones son grandes fórmulas en estas situaciones.

Las emociones son mensajeros que nos indican que hay una distancia entre donde estamos y donde queremos estar. No dejes de escuchar a tus emociones: aprender a gestionarlas, es aprender a que las emociones trabajen para tí y no al revés.

¡Feliz semana!

Marian Frías
marianfriaspsicologa.com


Cómo hablar de lo que me pasaCreado el 29 Septiembre a 9:48 
Cómo hablar de lo que me pasa
Después de 75 post semanales, surgió en mí la pregunta: ¿y de que hablo ahora? Así que decidí, no hacer suposiciones de lo que a la gente le interesa y preguntar. El primer destino: la redacción de enfemenino. Gracias a todos, se han puesto las pilas, y han tomado con mucho interés mi pregunta de: ¿qué os interesa? ¿De qué os gustaría que hablara? Así que estaré unas semanas hablando de esas cosas que les interesan, y que al fin y al cabo, nos interesan un
poco a todos. Son las herramientas de la vida. Eso mismo que hice, de tener el coraje de preguntar y no hacer suposiciones, es uno de los grandes cambios de mi vida, tras la lectura de Los Cuatro Acuerdos de Miguel Ruiz. Un libro de cabecera, sin duda. De manera habitual estamos haciendo suposiciones y el campo del sexo es un caldo de cultivo espectacular. No suponer y preguntar es uno de los 4 acuerdos.
Muchas de las cosas que vivimos como problemas en
el sexo, tienen que ver con las suposiciones que hacemos de manera constante. Supongo que algo le puede gustar o no a mi pareja, y sin preguntar actúo dando por supuesto, que lo que supongo ES, y casi mágicamente a veces eso es lo que pasa. Así que en vez de montarnos pelis, nos puede ayudar cuestionarnos las cosas. ¿Y si no es así como pienso?.

Una de las preguntas que llegan de este sondeo improvisado es:

He engordado ¿y si ya no me desea?

La primera pregunta que le haría a quién ha escrito esto es: ¿qué es lo que te hace pensar que ya no te desea? ¿Cómo te sentirías más deseada? ¿Cómo podrías sentirte tú más deseable? También le preguntaría si le ha hablado del tema con su pareja. Es algo que piensa o es algo que realmente está pasando. ¿Ha disminuido el deseo en la relación? Si la respuesta es sí, ¿es el peso el único factor que puede estar afectando? Esas preguntas no las puedo responder yo, solo cada uno y cada pareja ha de hacérselas y darse tiempo para responderse. Responderse no desde las suposiciones sino desde el diálogo honesto de cada uno consigo mismo y con el otro.
El aspecto físico y la atracción es un factor que sin duda tiene un papel protagonista en el sexo y en el encuentro. Tengo que encontrar deseable con quien estoy y sentirme deseable y deseada por esa persona. Cuidarnos y vernos bien, no solo es importante para que me deseen, sino es imprescindible para colocarme en una posición donde estoy receptiva al juego erótico, donde siento que puedo ser deseada.
Si estoy pendiente de todo lo que no me gusta de mí
, de la celulitis y de los Kilos, es complicada que esté enfocada en sentir placer y en conectar. Así que en ese caso es interesante o cambiar el foco o poner remedio y soltar eso que vives como carga. A veces son los Kilos, a veces son las suposiciones.

Para gustos los colores, pero desde mi experiencia he visto que el deseo se dirige hacia todas las alturas y tamaños, hacia todos los volúmenes, más o menos, hacia diferentes pieles y formas de pelo. El deseo no entiende de modelos de belleza, entiende de piel, de química y de seducción.

Seducir es conectar con eso que nos gusta de nosotr@s y dónde nos sabemos sexys y atractiv@s y mostrarlo al mundo.

¡Feliz semana!

Marian Frías
marianfriaspsicologa.com


Ver los comentarios (1)
El deseo sexual ¿es mayor en hombres que en mujeres?Creado el 22 Septiembre a 10:54 
El deseo sexual ¿es mayor en hombres que en mujeres?
Si nos hicieran esta pregunta en la mayor parte de los casos la respuesta sería afirmativa; existe una idea predominante de que el hombre tiene más necesidades sexuales que una mujer. Cualquier investigación sobre el deseo sexual y sus diferencias reflejan y miden las tendencias a través de grandes poblaciones, pero la realidad de la vida y de mi experiencia en terapia me dice que las cosas son muy diferentes a nivel individual. Se quedan fuera de las estadísticas las cientos de formas de ser hombre y las cientos de forma de ser mujer, que no siempre coinciden con el supuesto patrón general. Los patrones nos tienden a limitar y a llevar a terrenos de la crítica y la comparación con un supuesto “algo” que es o debería de ser.
Estas investigaciones que miden el deseo en hombres o en mujeres, realmente no están midiendo el deseo como tal, sino las conductas que se asocian con el deseo, como el número de masturbaciones semanales, el uso de pornografía y prostitución, el número de parejas sexuales diferentes, los coitos, las fantasías, el nivel de testosterona. Desde esos datos, se podría concluir que las cifras son estadísticamente más elevadas en hombres que en mujeres, y no en todos los casos. Pero la pregunta que nos asalta si vemos más allá es ¿estas diferencias en las cifras, por ejemplo que los hombres se masturben más, tienen que ver con el deseo sexual o hay otras variables que pueden estar influyendo?

Indudablemente la manera de vivir la sexualidad desde edades muy tempranas en hombres y en mujeres no es igual, al hombre se le refuerza de manera mucho más positiva cualquier acercamiento a lo sexual, sin embargo a la mujer se le dan más mensajes del sexo como una forma de complacer al otro (más que de complacerse) y mensajes más de peligro, miedo y culpa (por ejemplo por embarazos no deseados, o crítica social ante una práctica sexual más explícita)
El deseo es una capacidad del ser humano que se aprende y se entrena, a desear se aprende, y cuanto más deseamos, más deseamos. El deseo necesita tiempo, espacio y gasolina. El combustible son las fantasías, la creatividad, el compartir, el ampliar nuestro concepto de erotismo nos ayuda a que los caminos por recorrer sean más deseables
Más allá de ello, lo interesante es ver que desde la creencia “ los hombres siempre quieren más y las mujeres no quieren”, encontramos en lo cotidiano que seguir creyendo eso nos limita, en cuanto no nos ajustamos al patrón y nos predispone en cierta manera a actuar tal y como se espera. ¿Qué pasa cuando soy hombre y veo que mi deseo está de capa caída? ¿Si supuestamente como hombre siempre tengo que querer, como vivo yo y mi pareja el que no quiera? ¿Y si soy mujer y quiero mucho, eso que significa, como lo interpretan los demás y yo misma? ¿Y si me apetece siempre cosas más allá del coito o los genitales, significa que no tengo deseo? ¿Y si la relación es entre dos hombres, se quiere siempre? ¿Y entre dos mujeres, no se quiere casi nunca?

Las estadísticas son eso, estadísticas, y nos ayudan para bastante poco, el deseo de cada uno funciona a su manera, no es una cuestión de más o menos sino que cada uno descubra como funciona su deseo, si de una manera más sutil, más directa, que activa mi deseo, que me predispone a desear. El ser hombre o mujer, solo es una etiqueta, hay cientos de formas de ser mujer (con muchas características que se asumen masculinas) y muchas formas de ser hombre (lleno también de muchas características que se asumen como femeninas).

Deseo mucho y con mucha intensidad que tengáis una fabulosa semana.

Marian Frías
marianfriaspsicologa.com

Ver los comentarios (1)
Página de artículos del blog
 23456789
10
Volver a la lista de blogs



###