Blogs:
Inicio Blogs
Crear mi blog
Escribir/Modificar
Ayuda
Los tops:
El Top 100
Los + activos
Los + comentados
Los + recientes
Los preferidos
Los vídeo blogs
Todos los blogs
Información Blog:Título:
NOVELAS ERÓTICAS


Por: elbaron
elbaron

Descripción:
Situaciones vividas muy Exquisitamente.

Categoría: Sexualidad

Diciembre 14
LMXJVSD
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031       
Visualización
NOVELAS ERÓTICAS : Listado de los artículos con su título solamente
NOVELAS ERÓTICAS : Listado de los artículos enteros sin los comentarios
NOVELAS ERÓTICAS : Detalle de un artículo entero con sus comentarios
Últimos posts:
CONSEJOS MEDICOS PARTE I
Mi lengua no paraba de masajear su chochita Parte II
Y quede a placer de ella PARTE III
Y quede a placer de ella PARTE II Click aquí
No sé que admiro más, un bello atardecer en la playa o la belleza del cuerpo femenino.
Y quede a placer de ella PARTE I Click aquí
Mi lengua no paraba de masajear su chochita Click aquí
¡Noticia!
El blog de enFemenino.com El blog de enFemenino.com
 NOVELAS ERÓTICAS 
 2
CONSEJOS MEDICOS PARTE ICreado el 31 Julio a 0:44 
CONSEJOS MEDICOS PARTE I

Erupciones o granitos en la vagina…

En ocasiones pueden aparecer espinillas, granos y erupciones en la zona genital femenina, tanto en los labios genitales y su periferia, como en el orificio de la vagina, e incluso en el interior de esta. Las causas y las consecuencias son muy diversas, por lo que nos podemos encontrar ante un simple grano genital, o se puede tratar de un síntoma provocado por enfermedades frecuentemente muy peligrosas.

Es de vital importancia en estos casos no confiarnos en que sea un pelo encarnado por una depilación íntima, o una simple espinilla, ya que existen causas como enfermedades venéreas serias o infecciones que presentan síntomas similares, y que deben ser tratadas inmediatamente antes de que agraven o dejen secuelas graves como esterilidad, enquistamientos, etc. El primer paso que debemos dar siempre que perdure más de 4 o 5 días es consultarlo con tu médico, e incluso que visites a un ginecólogo, dermatólogo u otros especialistas médicos que estudien y determinen la causa de esos granos, espinillas o erupciones genitales.

En los casos más leves, puede tratarse de un folículo piloso o un poro infectado, por lo que tendrá aspecto de espinilla, aunque se suelen presentar algunas diferencias como un anormal enrojecimiento y una inflamación local, o mucha resistencia, ya que la piel genital tiene unas características peculiares diferentes a las demás zonas del cuerpo (elasticidad, humedad, etc.). Además, puede presentarse un intenso dolor al contacto, o por el contrario, ser totalmente indolora. Además, puede provocarse un drenaje de pus en los casos de infecciones severas, y puede quedar una zona inflamada o un bulto tras eliminarse la espinilla a simple vista.

Para eliminar estos granos y espinillas genitales, existen en el mercado varios compuestos en cremas, cápsulas, etc. que resulta un buen tratamiento contra los granos de la vagina, vulva, ingles, etc.

En cualquier caso, es importante mantener especialmente limpia la zona afectada, preferiblemente con jabón de glicerina y otros remedios caseros contra las espinillas.

No obstante, es importante que un médico especialista diagnostique la causa y la afección que provoca para verificar que es un grano o una espinilla común, y no una manifestación de enfermedades venéreas como el VPH (Virus del Papiloma Humano) que puede producir condilomas, cáncer de cerviz uterina o cuello uterino, etc.; de otras ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual) que provocan espinillas, granos y erupciones; infecciones por moluscos, hongos o bacterias; principios de quistes, fístulas, algunos tipos de obesidad y otros problemas y patologías que deben ser tratados con urgencia en un hospital o una clínica por especialistas en el aparato reproductor femenino.

Algunas de estas enfermedades se curan con óvulos, medicamentos orales o tópicos, y otros tratamientos médicos y farmacológicos simples. Pero otros, como el condiloma, los quistes o las fístulas, por ejemplo, necesitan cirugía en su tratamiento. El condiloma por VPH, particularmente, se ha extendido enormemente en la población de los países desarrollados, debido entre otros motivos a la promiscuidad. Existen actualmente técnicas quirúrgicas avanzadas para el tratamiento de los condilomas, entre las que cabe destacar la crioterapia o tratamiento por frío inducido, la cauterización eléctrica, terapia por láser, o la escisión quirúrgica; que se practican en la mayoría de los hospitales y clínicas especializadas. Los tratamientos para eliminar estos problemas y lesiones abarcan el ácido tricloroacético, nitrógeno líquido y podofilino; entre otras sustancias.

Es imprescindible mantener la zona genital exaustivamente limpia y cuidada para evitar la aparición de las espinillas y granos genitales. Se recomienda usar jabón de glicerina o gel íntimo para mantener la higiene de la piel, la limpieza y protección de los labios y de la vulva, así como el interior de la vagina, en los casos que el médico especialista lo indique.

En la vagina, la vulva y su periferia no deben existir ningún tipo de anomalía, ya sean manchas, erupciones, granos infectados, verrugas, llagas, decoloraciones, supuraciones, postillas, inflamación, ni cualquier otra irregularidad. En el caso de que aparezca alguna, debemos acudir inmediatamente a un médico especialista, ya que pueden deberse a síntomas de una enfermedad más grave de lo que aparenta.

Recuerda siempre es bueno asistir al médico cuando menos cada seis meses.

C U I D A T E...

Ver los comentarios (1)
Mi lengua no paraba de masajear su chochita Parte IICreado el 31 Julio a 0:22 
Mi lengua no paraba de masajear su chochita Parte II

En sus quince años…

Por fin llegó el evento, la fiesta fue toda una sensación, mucha comida, vino, cerveza de todo hubo en esa ocasión, Laura lucia bellísima con su vestido elegido apropiadamente, desde ese día en que tuvimos relaciones la empecé a ver ya no como mi prima sino como mujer, en verdad era guapa, la fiesta transcurrió sin contratiempos, todo mundo se divirtió, en un momento dado Laura me interceptó para decirme, recuerda nuestro acuerdo hoy quiero ser tuya de una forma especial, ve preparando a panchín me dijo, note en su voz que ya había ingerido vino lo suficiente como para reflejar sus efectos en su organismo, pues notaba que de vez en cuando se arriesgaba a que la gente supiera que ese día tendríamos relaciones, ya que cuando pasaba junto a mí lo hacía dándome la espalda, de manera repentina su mano me apretaba mi pirinola disimuladamente.

Eran como las dos de la mañana cuando los últimos invitados que quedaban se estaban retirando, la verdad no sabía cómo haríamos para estar solos, sus papás y los míos estaban ya bebidos y no se veía para cuando dirían que ya nos íbamos, una hora después el papá de Laura dijo que se reunieran en su casa con los invitados que quedaban, entre él y mi papá acordaron que todos los adultos se fueran con ellos y nosotros nos iríamos a mi casa cosa que a Laura y a mí nos encantó para llevar a cabo nuestro plan.

Más tarde el papá de Laura le dijo a su hermano el mayor que se fuera con nosotros, cosa que a Laura y a mí nos molestó, pero no dijimos nada, su hermano se fue con nosotros, cuando llegamos a mi casa mis hermanos rápidamente se subieron a su habitación, el sueño que traían no lo podían disimular, yo me quedaría en la mía y Laura ocuparía la que está destinada para las visitas.

Antes de subirnos a dormir su hermano dijo que nos iba a dejar que él regresaría a su casa a seguir conviviendo pues también se podía notar que había estado tomando, a manera de despedida nos dijo aun es joven la noche, que duerman bien hermanita, cuídalos primo, me dijo, yo solo asentí con la cabeza, y ahí nos quedamos Laura y yo ella traía una maletita y le dije y ahora qué? Vamos arriba me dijo, tráete unos hielos fui por ellos al refrigerador y subimos.

Fui a ver si mis hermanos ya estaban dormidos, comprobé que sí pues ambos por el sueño que traían solo se acostaron sin quitarse la ropa, les tape con un cobertor y salí en la puerta de mi habitación estaba Laura esperándome con una sonrisa de picara traviesa, entonces me dijo pensé que no íbamos a estar solos nunca, yo también le conteste, ella entró y yo la seguí, vamos a bañarnos me dijo, ella se iba desnudando poco a poco, embobado por esas imágenes que veía no me di cuenta cuando terminó de quitarse la ropa, te gusta lo que ves me dijo, salí de mi asombro y le dije sí tienes un cuerpo hermoso, déjame ayudarte me dijo, me ayudo a desnudarme y nos metimos a la regadera, bajo el chorro de agua nos abrazamos y nos acariciamos ella aun traía el aliento a licor en nuestra caricia nuestros cuerpos se restregaban ansiosamente, habíamos esperado este momento ansiosamente al menos yo pues desde aquella vez que ella me incitó al mundo del placer solo había un pensamiento de deseo en mi mente por estar cojiendo con Laura, terminamos de bañarnos y nos dirigimos a la cama, yo la agarre de la cintura y la acerque a mí para seguir acariciándole su hermosísimo cuerpo, delicadamente ella me separó, fue a su maleta saco una botella de licor dos refrescos de un litro cada uno y dos vasos, preparó con avidez los dos vasos y me acercó uno brindemos me dijo, porque esta noche sea inolvidable, chocamos nuestros vasos y bebimos con un ademan me hizo comprender que terminara con el contenido del vaso, en lo particular no tomo, pero ese día ameritaba la ocasión pues yo también quería hacer de esa noche la más esplendida que jamás había pasado.

Dispusimos del contenido de los vasos, luego yo fui el que preparó los tragos, hasta el fondo le dije, nuevamente vaciamos nuestros vasos, ahora ella fue la que sirvió yo estire la mano para agarrar el vaso pensando que ella me lo daría, pero en vez de eso me empujo ligeramente hacia la cama, mis pantorrillas toparon con el borde de la cama y caí sentado en ella.

Laura jalo una mesita que tenía yo en mi habitación, colocó los vasos y se puso frente a mí, ahora sí quiero que me des una deliciosa cojida, suavemente la hice para atrás me levente y nuestros rostros quedaron a la distancia requerida, la tome de la cintura y la acerque hacia mí con mis labios le roce ligeramente los suyos, después sus mejillas, luego su cuello, hasta llegar a lóbulo de su oído, con mi lengua le daba pequeños toques, el licor que ingerí me impulso a realizar caricias nuevas en ella hasta ese momento solo había estado conmigo y yo con ella, con mis manos acaricie sus chichitas, con mi lengua le pasaba por su cuello y mis labios se cerraban cuando encontraban los de ella, sentía su respiración excitada, después mis manos recorrieron su cintura, luego su espalda hasta llegar a sus nalguitas, de vez en cuando sus manos querían agarrar mi pirinola la cual yo alejaba ligeramente de ella, le acaricie todo su hermoso trasero, le separé sus nalguitas y uno de mis dedos se postró en su magnífico culito, mm gemía mm mientras mis labios saboreaban su cuerpo y mi dedo su culito con mi otra mano le acaricie la chochita, ella ligeramente abrió las piernas para permitir a uno de mis dedos su paso, para ese momento ya tenía húmedos sus labios vaginales, por los jugos que brotaban de esa hermosa chochita ah, ah que delicioso mm ah huy, uf que maravilloso siento.

Continúe dándole mis caricias, al instante mis labios buscaron los de ella y nos unimos en esa caricia embriagadora, nuestras lenguas no paraban de juguetear una con la otra, con un suave impulso la senté en la cama, mis labios se despegaron de los suyos y recorrí su cuello hasta postrarme en sus chichitas, con delicadeza pero con firmeza le chupe todo alrededor de sus senos, se podía escuchar los chasquidos que hacían mis labios al chupar sus pechos, en la casa solo se escuchaba el canto de los grillos nocturnos, posteriormente con mi lengua le frote la aureola de sus senos, ella solo se retorcía y se contorsionaba por el deleite que estaba recibiendo, sin dilación mis labios succionaron sus pezones que para ese momento ya lo requerían, pues estaban erguidos como centinelas, lamí una y otra vez, una de mis manos masajeaba ávidamente su conchita, uno de mis dedos no paraba de frotar su bulbito llamado clítoris, ah, ah, mm, mm, que ricura mascullaba, más tarde, ella detuvo mi labor con un movimiento me puso de pie y mi pirinola quedo a su merced.

Al instante me beso el instrumento y luego lo desapareció dentro de su cálida boca, podía sentir su lengüita juguetear con mi escopeta, con sus manos me arañaba y sobaba los testículos, luego se detuvo le dio un trago al vaso de vino, como tenía aun hielo sentí sus labios fríos, pero esta sensación me gustó, repitió un par de veces la operación y mi cañón estaba preparado para la contienda, se detuvo un instante y me hizo entender que haríamos un sesenta y nueve.

Pase mis manos por sus piernas y con mis dedos le abrí su humedecida hendidura, puse una almohada debajo de mi cabeza para estar más cómodo y chupe y chupe una y otra vez ese manantial de placer, mientras ella parecía estar pegada a mi pirinola, mamaba y mamaba de maravilla.

Inmediatamente se volteó hacia mí, agarro mi instrumento se separo lo bellitos de su conchita y se lo colocó listo para ser penetrada, poco a poco fue bajando hasta que mi pirinola desapareció por completo, continuó con movimientos de arriba abajo, estaba tan apretadita que por un momento sentí dolorcito, posteriormente se inclinó hacia mí y volvimos a unir nuestros labios, las lenguas chocaban por ser la que brindara mejores caricias, le comencé a masajear sus nalguitas y esto la estremecía, mm, ah que rico que sabroso se siente mi panochita decía, mm, uf, uf suspiraba, imprimí más velocidad a mi movimiento y ella hizo lo propio, mm, mm, mm, huy sigue, sigue no pares me señalaba, de pronto se hizo para atrás como si quisiera comerse con su conchita todo mi instrumento, me di cuenta que estaba teniendo un orgasmos, yo sentía en mi pirinola esas deliciosas contracciones de su conchita, mientras tanto yo arremetí con excitación los movimientos de mi cadera, esto hizo que Laura se contorsionara de gozo, me impulse vigorosamente y ahora quede yo encima de ella y acelere aun más, esto hizo que Laura bufara con más fuerza, de pronto me detuve y le dije quiero cojerte por el culo, yo también quiero me dijo.

Se volteo haciendo sus brazos a cada lado, le acaricie la chocha y con los jugos que emergían de ella le empape su sonrosado culito, dirigí mi pirinola hacia ese delicioso agujerito, de un impulso se lo metí todo, hay me dolió dijo, espere unos instantes para que ese pequeño orificio aceptara al intruso que violaba su estrechez, ya paso me dijo, fui ejerciendo movimientos lentos para no lastimarla, ella comprendió y también me acompaño con meneos acompasados, poco a poco fui imprimiendo velocidad ohm, ohm, ah, mm, que sabrosito se siente por ahí, ohm, ah, mm, que agradable, de pronto se me ocurrió una idea, saqué mi arma de esa apretada caverna, tome un trago de vino, aun no se derretían los hielos, de los cuales deje uno en mi boca, estire mi fría lengua a su culito y se la frote en él, ohm, ah, mm, que exquisito se siente así, ohm, ah, ah, mm, mm, que delicioso, regresé con mi arma al ataque de aquella ajustada rendija, de un envite la introduje hacia las profundidades de esa plácida gruta, aun podía sentir lo frío que poco a poco se acababa, ahogado mi tolete en ese angosto ojito apresuré la marcha de mis movimientos, ohm, ohm, ah, mm, que espléndido murmuraba, a la postre sentí como ese ajustado ojito me oprimía y con sus nalguitas me apretujaba los cojones, busque rápidamente su bulbito dentro de su conchita y se lo manoseé vorazmente, ohm, ohm, ah, mm, que ricura, ohm, ah, mm, que delicioso, por mi parte deje que se deleitara con un vaivén lento y cada vez lo impulsaba más adentro de esa estrechez, mientras mis dedos seguían con su trabajo en su bulbito los cuales estaban chorreados de néctar de placer, caramba decía que rico cojes, entendí que estaba lista para otra acometida de mi aparato, deje que mi cuerpo descansara sobre el de ella, como pude encontré sus labios y nos fundimos en un beso prolongado, nuestros cuerpos se acondicionaron con un ritmo acompasado esta posición a Laura era la que más gozaba y saboreaba, más de una vez me lo insinuó, en lo que respecta a mí también era la que más me agradaba, aunque su conchita aun estrecha también es un deleite y una delicia que cualquier humano del pueblo quisiera tener como yo la he tenido.

Nuestros movimientos seguían acompasados en armonía, de súbito le dije, ahora quiero meterlo por tu conchita, a ella como que no le agrado mucho esto, de antemano sabía yo que le gustaba más por su culito, pero creo que lo hizo solo por complacerme.

Me acostó bocarriba, se colocó dándome la espalda vi que con una mano se abrió su chochita e introdujo mi arma en ella, aun sentía su estrechez pese a lo lubricado que tenía su rajita comenzó a cabalgarme, mi dedo pulgar fue penetrando su culito, así estuvo cabalgando durante unos minutos, yo percibía prontamente mi eyaculación, ella también lo comprendió, retiro mi dedo de su culito, se sacó mi fusil que estaba a punto de correrse, se lo puso en el culo y se fue perdiendo en su apretado ojito,

Volvió a jinetear pero ahora con más excitación, ohm, ohm, ah, mm, que delicia, ohm, ah, mm, huy que delicioso, ohm, ohm, ah, mm, que satisfacción, ohm, ah, mm, que rico, susurraba, en mis cojones pude sentir su suculentos jugos de su chocha, ya no aguante más y solté el contenido de mis cojones, ohm, ohm, ah, mm, que deleite, ohm, ah, mm, huy que placentero, ohm, ohm, ah, mm, que gozo, ohm, ah, mm, que sabroso, mascullaba, yo solo me limite a empujar hasta más no poder mi tranca hasta adentro de su apetecible culito, ohm, ohm, ah, mm, , ohm, ah, mm, huy, ohm, ohm, ah, mm, ohm, ah, mm, aaaaaaaah, susurraba, esperó a que mi arma se derritió por completo y expulsada por su culito.

En seguida se recostó a mi lado diciéndome, gracias por darme gusto esta noche no la olvidare nunca es mejor que la que soñé, por el contrario le dije yo te agradezco que lo hayas hecho conmigo, yo también no lo voy a olvidar, a pesar de que este con otras chicas tú vas a tener un lugar privilegiado en mi corazón, sabes me dijo las próximas veces quiero que me cojas por atrás, me gusta más, ya te lo había dicho, además sé por mis amigas que a ustedes los hombres les fascina de esa forma, está bien le dije.

Laura me platico esa noche la forma como sus amigas de su edad y más grandes que ella la forma cómo les gustaba a cada una, le cuestioné porque me había escogido a mí para ser el primero, me dijo que una amiga les platicó que lo hizo con un primo y que se le metió desde entonces esa idea en la cabeza, incluso por eso me abrazaba durante los ensayos, me dijo que ella notó que también yo era virgen, y eso le revolucionaba y la ponía cachonda el pensar que para ambos sería la primera vez, también me comentó de la chica que quería conmigo, incluso me dijo si quieres la llevo un día a la gruta. (Ese lugar lo encontramos un día que jugábamos en realidad no era una grieta, cuando mis papás construyeron la casa que después se la vendió a uno de mis tíos hubo un trazo que les salió mal y quedo un triangulo entre paredes que solo mis papás y nosotros conocíamos, nadie más sabe de ese lugar.).

Cuando quieres que la lleve me dijo, no lo sé conteste que te parece mañana me replicó, mañana todos van a estar emborrachándose en mi casa o aquí en la tuya, incluso sus papás quedaron de venir al recalentado. Me parece buena idea le dije.

Con esta idea nos quedamos abrazados y dormimos hasta las ocho de la mañana, yo me levante y fui a ver quienes estaban en la casa, solo estaban mis hermanos pequeños, además de Laura y yo, ella se levantó, se baño, se vistió y se fue a su casa, cuando iba saliendo me dijo gracias por la noche estuvo como para repetirse, bueno al rato te llevo a…

Ver los comentarios (1)
Y quede a placer de ella PARTE IIICreado el 31 Julio a 0:12 
Y quede a placer de ella PARTE III

A la mañana siguiente desperté temprano, dure unos instantes para darme cuenta de la situación, Ximena aun dormía, aun dibujaba en su rostro una dulce sonrisa, la bese en la mejilla a manera de despedida, abrí la puerta muy despacio para ver si no había alguien, me di cuenta que no y me dirigí a mi habitación, me bañe, me puse mi atuendo para ir a la escuela, tome un poco de jugo y salí camino al colegio, pasaron varios días sin ninguna señal de Ximena, un viernes cuando llegue de dejar a mi novia, en la mesa se encontraban cenando toda la familia incluyendo a nuestras huéspedes, salude a todos y me dispuse a cenar también, discretamente volteaba hacia Ximena, notaba que aun traía puesto su uniforme de la escuela, me entere por la charla que había que doña Marcela había logrado ganar el divorcio con eso, el marido debía proporcionarle un porcentaje de sus ingresos para ellas, hablaban que la señora debía regresar a su casa para que el marido no la demandara por abandono de hogar, escuche también que Ximena estaría una temporada más en nuestra casa, ella no quería regresar aun, por lo pronto una hermana de la señora viviría con ella, por lo que percibí venderían la casa y un porcentaje le asignarían a la señora, en seguida hablaron de otras cosas, la señora me agradeció por ayudar a su hija en sus tareas, mi mamá y Ximena le comentaron de esto, mis papá llevaron a Marce a su casa la cual estaba un poco retirada de mi casa yo aproveche para despedirme pretextando que ya tenía sueño y cansancio, subí a mi habitación.

Me bañe y me dispuse a dormir, en el transcurso en que conciliaba el sueño, escuche cuando mis hermanos entraron a su recamara, también cuando mis papás regresaron de dejar a la señora, en este tiempo el sueño me venció y me quede dormido, recuerdo que soñé que mi novia me estaba haciendo una paja bien riquísima, quería prolongar ese sueño que me estaba enloqueciendo de placer, instantes después desperté y vi a Ximena acariciando mi arma, ola, solo se me ocurrió eso a manera de saludo, quieres cojer? le pregunte, si. Pero aun estoy en regla me dijo, entonces? Pregunte, solo quiero estar contigo me dijo, quiero acariciar tu “cosa” y quiero darte una buena chupada me dijo, tú no quieres? Órale le dije, con sus manos cálidas me acarició mi instrumento, con una me daba suaves arañones en mis testículos, luego se inclino a mi tolete y comenzó con su lengüita a pasármela por todo mi fusil, pensé, esto está mejor que el sueño, abrió sus labios y con suavidad acarició mi aparato, subía y bajaba pero de forma suave sin llegar a presionar, creo que debí tener los ojos en blanco por esas caricias exquisitas que estaba recibiendo, con sus manos continuaba dándome esos ricos arañoncitos en mis cojones, es una delicia esto, debes en cuando quería acariciar sus senos, pero ella con una mueca me hacía entender que no quería, prolongó su caricia hasta que llegó un momento en el que no pude más y deje escapar mi leche, Ximena no dejo caer ni media gota, todo lo absorbió, con su lengüita en cuanto salía mi leche me daba unos roces bien deliciosos, de esa forma siguió hasta que mi fusil quedo derretido. Después se recorrió hasta estar junto a mí me abrazó, tomó uno de mis brazos, lo hizo hacia ella, se volteo de espaldas, luego se quitó el sostén, puso mi mano en sus senos y así nos venció el sueño.

A la mañana siguiente la tuve que despertar para que se fuera a su recamara, eche un vistazo para ver que no hubiera nadie, ella salió sigilosa hacia su habitación.

Me di un buen baño y baje, en ese momento solo mi madre se encontraba preparando el desayuno, posteriormente Ximena bajo, note que también se había bañado, traía puesto su uniforme de colegiala el cual le hacía verse aun como una niña, mamá me dijo que se tenía tiempo de llevar a Ximena al colegio, le dije que sí, que tenía tiempo suficiente para llevarla, ella me dirigió una dulce mirada de agradecimiento, paso el tiempo sin contratiempo, camino a la escuela Ximena me dijo que fue su último día de su periodo, que por la noche ya estaría lista para otro momento de placer, yo le dije que me parecía sensacional, la deje en la escuela y me dirigí a la mía, creo que en ninguna de mis clases puede concentrarme del todo pensando en lo que iba a pasar con Ximena, paso el horario de clase, mi novia me dijo que ese día tendría asuntos que arreglar con su familia, me pidió que le llamara tres días más tarde, pues incluso iba a faltar a clases por esa situación, le dije que no se preocupara que en cuanto solucionara su situación que me hablara.

Ese día llegue a mi casa, note que no había nadie, no extrañe esa situación, mis padres constantemente salen a comer fuera de la casa y se llevan a mis hermanos con ellos, a mí casi nunca me invitan pues yo con el pretexte de ir con mi novia pocas veces acepte acompañarlos.

Subí a mi habitación y me metí a darme una ducha, pues aunque hacía calor soportable debía estar preparado para la noche con Ximena, pensé que las veces anteriores ella tomo la iniciativa, ahora me toca a mí hacerla sentir mujer. Estaba bañándome cuando tuve la sensación que alguien me observaba, abrí la puerta del baño para ver y ahí estaba ella aun vestía con su uniforme, que haces no fuiste con mis papás? le pregunte. No me dijo, quise esperarte, me dejas bañarme contigo?, ah! Sí ven el agua esta deliciosa, le dije, ella se desnudó y se metió a bañar conmigo, nuestros cuerpos continuamente se restregaban, luego Ximena tomo jabón suficiente en sus manos y me lavo mi instrumento de una manera suave, yo la imite y le comencé a lavar la espalda, sus nalguitas su culito que se me hacía exquisito, después le di vuelta y le lave su rajita suave y sutilmente, terminamos de bañarnos y salimos hacia la cama, le seque el agua de todo su cuerpo y ella hizo lo propio conmigo. Cuando terminamos le tome de su carita y le di un beso delicadamente, ella correspondió a la caricia, colgó sus brazos en ambos lados y se dejo llevar por mis caricias, consecutivamente le bese su cuello, el lóbulo, de sus oídos, fui bajando hacia esas deliciosas chichitas que estaban a medio desarrollar, le acaricie con mis labios todos su hermosos senos, pero sin llegar a sus pezones, al mismo tiempo mis manos parecían pulpo acariciando sus portentosas nalguitas, y con la otra le acariciaba su rajita, a la postre la senté en la orilla de la cama sin dejarla de besar, yo me hinqué, sus dos chichitas quedaron a la misma distancia de mi boca, le chupe dócilmente sus pezones, ella se estremeció con esta caricia, continué con mi labor, luego la recosté, le bese su vientre, poco a poco mi caricia se hacía más atrevida, iba bajando hasta sus piernas, las cuales abrí y quedó al descubierto esa vagina hermosa, le bese alrededor de ella sin llegar a tocar sus labios genitales aun, en seguida con mis dedos separe los pliegues de su cosita, estire mi lengua todo lo que puede y le frote con ella toda su chochita, podía sentir que ella estaba como hipnotizada con esas caricias que le estaba proporcionando, ávidamente mi lengua llegó hasta su bulbito llamado clítoris, el cual masajee ligeramente en un principio, mis manos por el momento acariciaban esas chichitas deliciosas, de pronto me tomo de los brazos y me acerco a ella insinuando que ya quería sentir mi mástil dentro de esa cálida chochita, tome mi instrumento y lo dirigí a esa caverna suculenta y húmeda, le frote levemente la entrada a esa gruta con la cabeza de mi tolete, ligeramente le daba toquecitos en su bulbito, poco después lo fui introduciendo en ella lentamente pero con firmeza, no taba que con esto se contorsionaba, ella movía sus caderas con un ritmo pausado, ambos no teníamos prisa, de antemano sabíamos que cuando mis padres salen a comer se demoran mucho tiempo.

Una vez que mi arma estuvo hasta el tope me recosté sobre ella y nos fundimos en un beso prolongado en el que nuestras lenguas jugaban una con la otra, parecía que el tiempo no pasaba sobre nosotros y en ese momento los dos estábamos disfrutando plenamente ese ambiente. Mis manos continuaban con un masaje pleno en sus dos nalguitas, Ximena simplemente se estaba dejando llevar por mis caricias al clímax que ella deseaba, mi ritmo lo fui acelerando paulatinamente, podía sentir en sus mejillas que parecían arder el éxtasis que estaba sintiendo, acelere un poco mis movimientos y de su boca salían gemiditos de placer, de repente detuve mi ritmo y sentí esos apretoncitos ricos en la cabeza de mi fusil, apretoncitos que una vagina agradecida sabe dar por el goce que recibe convertido en orgasmos, en lo que a mí respecta tenía un ligero dolor en los testículos por la leche acumulada en ellos, pero, aun no quería terminar, por tal motivo me detuve hasta que su conchita dejo de contorsionarse. Inmediatamente comencé nuevamente a entrar en ritmo, mi bayoneta entraba y salía de su conchita, volví a acelerar mis movimientos y volví a escuchar sus gimoteos de delicia, sentí como sus uñas se encajaban en mi espalda, me di cuenta que estaba experimentando otro orgasmo, quede inmóvil para sentir nuevamente esas contracciones de su panochita, cuando paso su Ximena casi me suplicó al oído, métemelo por detrás, saque mi instrumento lentamente, inmediatamente me incorpore y se dio vuelta, con sus manos separó sus dos nalguitas y quedo aquel orificio rosadito viéndome fijamente, le puse saliva a uno de mis dedos y le frote dócilmente, inmediatamente me aproxime a su anillito Ximena aun tenía separando sus nalguitas con sus dos manos, mi lengua comenzó a jugar con los pliegues de su cuevita, lentamente le fui friccionando en su interior, luego eche abundante saliva en mis dedos primero le introduje uno, posteriormente otro hasta que me di cuenta que ya podía aguantar mi estocada, tome mi fusil y lo dirigí a cumplir con la invitación que le estaban haciendo, inicialmente entro la punta y en seguida lo demás, Ximena quito sus manos y pude sentir como sus nalgas apretaban mis cojones de forma agradable, ambos tomamos un ritmo para que mi bayoneta entrara y saliera, posteriormente deje que mi cuerpo descansara encima de Ximena, ella como pudo volteó su boca hacia la mía y nos volvimos a fundir en un deleitable beso nuestras lenguas parecían espadas en un duelo para ver quien soportaba esa seductora y agradable tortura, nuestra respiración estaba acelerada uno y otro gimoteábamos de goce y satisfacción, de pronto los dos aceleramos nuestro ritmo, una de mis manos hábilmente se hizo camino hacia su conchita y rápidamente encontró su clítoris y comencé a frotárselo, en seguida introduje mis dedos en su rajita aprecié que nuevamente se estaba retrayendo a causa de un orgasmo más y su culito al mismo tiempo me daba unos apretones en mi artefacto muy agradables como si su anillito quisiera degollar mi aparato, en ese momento ya no pude contenerme más acelere de forma casi brutal y expulse mi leche dentro de ella, pude escuchar sus gemidos ah, ah aaaah, que ricura, aaaah que maravilla, aaah que rico manjar, quedamos inmóviles pero llenos de satisfacción por el momento que nos obsequiamos, mi espada fue derritiéndose poco a poco hasta que su anillo lo expulso por completo, me recosté a un lado de ella, le eche una mirada y vi que tenia cerrados sus ojos con una sonrisa de satisfacción, Ximena quedo recostada encima de sus dos brazos que hacían una cruz debajo de sus senos, yo solo la miraba, pude admirar su rostro juvenil era bonita después de todo, pude apreciar también ese hermoso trasero redondo y bien formado sin llegar a ser voluptuoso.

Tiempo después ella abrió los ojos y me regalo una hermosa sonrisa, a manera de susurro me dijo, que rica cojida me diste, yo solo sonreí, en seguida me recosté bocarriba, alcance una almohada para estar más cómodo, Ximena se recostó sobre uno de mis brazos y se acurruco en mi pecho, no dijimos nada tal vez no queríamos arruinar ese momento con una plática que posiblemente no llegaba al caso, yo cerré los ojos y respire suavemente el aroma que emanaba de su cuerpo, era exquisito, de pronto Ximena hizo su cabeza hacia mi ombligo y comenzó a acariciarme con sus manos mi garrocha la cual se puso firme nuevamente, con sus manos me pajeaba muy agradable, en seguida me comenzó a chupar de forma exquisita le di tiempo para que se deleitara con mi instrumento, Ximena succionaba ansiosamente como si quisiera comérselo de un solo chupetón, cuando se dio cuenta que ya estaba erguido sólidamente se levantó abrió las piernas y con una de sus manos abrió su chochita y con la otra tomando mi aparato comenzó a frotarse en círculos por toda su hendidura, luego lo puso en el centro de su rajita y se lo fue introduciendo hasta perderse en ese apetitoso abismo, tomo mis manos y las dirigió a sus pechos, comprendí que no debía dejar que Ximena lo hiciera todo, le apreté sus pezones y gimió de satisfacción, mientras ella me cabalgaba cual experta en equitación, sus mejillas empezaban a ponérsele enrojecidas, entendí que ya estaba a punto de un orgasmo, después Ximena se inclino hacia mí encontrando mis labios, de nuevo nos fundimos en esa caricia mientras movía sus caderas de arriba abajo, podía escuchar los pequeños aplausos que sus nalguitas le hacían a la función de su conchita y mi bayoneta, la agarre de sus nalguitas y la jale para que entrara todo mi mazacote en ella de repente se detuvo y aprecié en mis cojones liquido ardiente que nacía de sus entrañas, me detuve para sentir sus compresiones en mi mazo pues esto es un deleite riquísimo, ah, aaaaah, que sabroso, aaaaah, que delicioso, aaaaah, que exquisito expresaba, posteriormente me dijo métemelo otra vez en mi culito, okey le dije, ella se salió y se puso en cuatro patas, recargo su pecho en la cama y con ambas manos se separaba las nalgas que por la posición en que estaba no hacía falta, dirigí mi tolete a su objetivo pero me costó trabajo meterlo, me agache para con mi lengua darle masaje y untarle saliva, cuando note que ya estaba lista reinicie mi labor, esta vez entró perfecto, empecé a bombearla, y ella acompaño mi compás con movimientos circulares de sus caderas, poco a poco fui apresurando mi movimiento, de repente dijo aaaaah, que sabroso, aaaaah, que delicioso, aaaaah, que rico se siente, sigue, sigue, no te detengas, huy que sabroso se siente, apresure más mi velocidad hasta alcanzar el éxtasis, Ximena nuevamente me apretaba mi fierro con su culito que parecía abrazadera, considere que estaba teniendo un orgasmo muy prolongado mi arma comenzó a escupir su contenido dentro de su vientre, ah, aaaaah, que agradable, aaaaah, que maravilloso, aaaaah, que sabroso se siente en mi culito, expresaba, ah, aaaaah, que rico, aaaaah, que fascinante, aaaaah, que esplendido, yo lo que hice fue empujar mi garrocha hasta adentro, quería que le llegara hasta la garganta con ese movimiento, Ximena se fue recostando yo aun no quería sacarlo y me recosté encima de ella, su pequeño orificio me apretaba más con ese movimiento como si fuera mi fusil una sola pieza con su ojito, mi boca asiduamente encontró la de ella que y nos besamos delicadamente hasta que mi pirinola fue expulsada por ese hermoso y suculento culo de Ximena.

En esa posición nos quedamos algunos minutos, hasta que ella me dijo, ya casi llega tu familia, siiii le dije, no quería que terminara, yo sabía que pasados unos minutos más mi aparato estaría listo para otra batalla, pero ella tenía razón, voy abañarme a mi cuarto me dijo, está bien le dije, rápidamente se puso su uniforme, su pantaleta, su blusa y su sostén se los llevo en la mano, casi al llegar a la puerta se subió la falda para mostrarme ese hermoso y bello trasero, diciéndome ojala pronto tengamos otro encuentro de estos, estuvo bien rico después nos ponemos de acuerdo le dije.

Después que Ximena salió me quede unos instantes acostado, luego me metí a la ducha, me bañe y me quede dormido de lo más cómodo y placentero.

CONTINUARA...

Y quede a placer de ella PARTE II Click aquíCreado el 2 Julio a 4:09 
elbaron

Ahora voy a bañarme, tú también deberías hacerlo le dije, tengo una cita en media hora, está bien me contestó, me metí a bañarme después me puse ropa adecuada para mi cita, antes de salir fui a verla, le pregunte si todo estaba bien, me dijo si, no te preocupes ve a tu cita yo espero aquí a tu mamá y a la mía.
Lleve a mi novia al cine y a cenar, pero en mi mente aun estaba la esencia de esa aventura que horas antes había pasado, lleve a mi novia a su casa y luego me fui a la mía cuando llegue mis hermano y mis papás estaban terminando de cenar, salude a todos y pregunte por doña Marcela y por Ximena así se llaman nuestras huéspedes, mi madre me dijo que Marce así le decía a la señora tuvo que ir a la ciudad a sacar unos documentos que le hacían falta para lo de su divorcio, y comentó que Ximena ya había cenado y que se había retirado a su habitación a hacer tarea que le habían dejado en el colegio.
Así paso el tiempo de la cena, mis hermanitos fueron a dormir, después lo hizo papá y mamá se quedo limpiando todo, mientras cenaba mi madre me dijo, Ximena me pidió que te dijera si le puedes ayudar en una tarea que se le complicó o no sabe cómo hacerla, está bien conteste, ahorita le digo que venga, espera yo voy a decirle, cuando terminen apagan todo, yo me tengo que levantar mañana temprano voy a ir a acompañar a Marce, está bien Mamá yo apago todo ve a dormir.
Poco después Ximena bajo con sus cuadernos, me mostro la tarea que le dejaron, revise su cuaderno y en realidad me di cuenta que tenía problemas, casi todas sus actividades tenían seises o cincos se trataba de algebra un tema que desde que lo conozco me gustó y le entiendo, le explique a mi manera y ella le entendió, deje que elaborara lo demás y me di cuenta que había entendido, lo que hizo por sí misma lo hizo bien, poco después mi madre bajo a llevar agua para mi padre, él siempre despierta en la noche y busca agua para tomar, mi madre le preguntó a Ximena como iba en su tarea, ella contesto bien señora ya entendí como se hace, bueno dijo mi madre no se desvelen mucho, en ese momento me pare y le dije a Ximena, si después tienes dudas me preguntas ah! Gracias me dijo, bueno mamá me voy a dormir, anda hijo que descanses, hasta mañana le dije a Ximena, hasta mañana me dijo, subí a mi habitación, me lave los dientes me quite la ropa (desde muy chico acostumbre a dormir sin nada de ropa, de hecho, no uso ropa interior ni calcetines) y me dispuse a dormir, pensaba en los momentos que estuve con Ximena repasaba cada detalle de ese momento, después me fue venciendo el sueño y creo que me quede dormido ligeramente,
Más tarde escuche los pasos de Ximena, su habitación quedaba después de la mía, subiendo la escalera primero estaba la habitación de mis papás, en el centro hay un corredor en el que siempre hay una lámpara con luz de baja intensidad que separa las habitaciones en ambos lados, enfrente de mis papás estaba la de mis hermanos, al lado otra que servía para los juguetes de mis hermanos y para guardar tiliches que poco se usaban, enfrente está mi habitación, a un lado hay otra que se destina a las visitas, y al fondo del corredor está la de Ximena y su mamá,( las casas del pueblo generalmente son grandes con varias habitaciones aunque no se utilicen de momento) como comenté escuche entre sueños los pasos de Ximena, vi cuando cruzó por mi puerta la sombra de ella, me concentre en los sonidos de la casa y oí cuando ella abrió y cerró su puerta, escuche la regadera de su habitación, seguramente se iba a bañar, en ese tiempo comenzaba el calor aunque era soportable, el sueño me venció ligeramente y estaba en ese trance entre dormido y despierto de esas veces en las que estas a mitad de la cama y sientes que te vas a caer y desperté, puse atención a los sonidos y ya no escuche nada, pensé que ya había terminado de bañarse, no daba crédito a lo que estaba pensando ese chavita se estaba metiendo en mi mente de forma obsesiva, quise pensar en otras cosas, pensé en mi novia que siento que no merecía que estuviera pensando en otra chica, de repente comencé a comparar a Ximena con mi novia, los detalles de una y de otra hasta ese día a Ximena solo la había visto algo así como una media hermana o algo por el estilo, ahora ya pienso en ella como mujer, pero, pienso solo es una niña con un cuerpo de mujer, (en ocasiones veo a mis compañeras de clase y hay varias que ya son mayores que yo, pero tienen una cara y un cuerpo que si me ve la patrulla con una de ellas seguro me cargan por abuso de menores, en cambio, ahora veo a Ximena y si me vieran con ella seguro pensarían que ya es mayorcita).
De nuevo me di cuenta que ya estaba en mi mente otra vez trate de pensar en otra cosa cuando vi que se abrió la puerta y ella estaba allí, pude distinguir a contra luz que traía puesto un camisón que se transparentaba toda su silueta a través de él, a manera de susurro dijo estas dormido, me incorpore un poco y le dije que no, lentamente cerró la puerta y fue a sentarse en mi cama, quiero que me cojas otra vez me dijo suavemente, metió su mano debajo de la sábana y agarro exquisitamente mi aparato, separo lo sábana y quede a placer de ella, me acaricio la mejilla, el pelo luego se acerco a mí, yo solo me deje llevar por sus caricias, delicadamente con sus labios exploro los míos, me beso el cuello, el pecho, inmediatamente con su lengüita me acarició los tetillas, bajo a mi ombligo, mientras su mano continuaba sobando y acariciándome mi instrumento que ya lo tenía hasta morado de la exquisitez que me estaba dando, posteriormente sus labios encontraron la cabeza de mi arma y con ellos me apretaba muy sensualmente, de esa forma saboreó todo mi instrumento, continuó su camino y llegó a mis testículos, con la mano que tenía libre se estaba acariciando su chochita, la tome de los brazos y suavemente le retire el camisón, la acomode para hacer un sesenta y nueve, ella continuó con su tarea en mi herramienta y mis testículos, sin demora me acomode para besarle su conchita de la que provenía un aroma a violetas muy exquisito absorbí también el olor que surgía de su culito, a uno de mis dedos lo llene de saliva y le masajee ese orificio pequeño con movimientos suaves y delicados, ella continuaba con mi pirinola con caricias húmedas, estire mi lengua para rosarle con la puntita los pliegues de su conchita, sentí sus bellitos aun finos que escasamente estaban brotando, con ambas manos abrí su rajita y continué pasándole la punta de mi lengua, podía notar que de su papayita escapaban ya néctares de placer, de vez en vez le chupaba sus labios vaginales, en silencio brotaban gemidos, suspiros y contorsiones de ambos por la sensación que estábamos recibiendo, no había palabras, cada quien dedicado a proporcionar ese deleite y goce que dos personas en esa situación esperan recibir y dar al mismo tiempo, nuevamente le frote su culito con mi dedo, le daba fricciones suaves para que su orificio se le abriera y permitiera a mi dedo entrar a sus entrañas, mientras tanto mi lengua seguía explorando su chochita de lado a lado, al mismo tiempo Ximena chupaba primorosamente mi artefacto.
No había prisa teníamos toda la noche para nosotros, yo que momentos antes no podía conciliar el sueño por estar pensando en ella y ahora la tenía a mi disposición, o tal vez ella me tenía a mí, (debo decir que en estas lides del placer no tengo mucha experiencia, solo hago lo que mi interior me dice que lo hago bien, y creo que en el caso de Ximena pasa lo mismo), continuando con mi acontecimiento seguí lamiendo la conchita de Ximena, posteriormente le fui penetrando su anillito con mi dedo, mientras ella chupaba deliciosamente mi pirinola, en la habitación solos se escuchaban los chasquidos de nuestras bocas cuando chupábamos nuestras cositas, acto seguido la tome en mis brazos, ella dócilmente levanto sus labios y nos unimos en esa caricia que trate de hacerla lo más tierna que pude, ella pasó sus manos alrededor de mi cuello y poco a poco nos fuimos inclinando hasta quedar encima de ella, instintivamente ella abrió las piernas y mi fusil rápidamente encontró la aceptación de esa chochita, lentamente introduje un poco de mi fusil que para ese entonces parecía de acero firme y duro con movimientos rítmicos en nuestras caderas estuvimos cojiendo plácidamente, mientras la tenía ensartada nuestros labios parecían estar fundidos y nuestras lenguas parecían espadachines incansables, no se cuanto tiempo pasó, de esa forma, no quería correrme, estaba disfrutando como no había disfrutado una cojida con ninguna chica con las que estuve antes, con ellas solo fornicábamos incluso con la que era mi novia en ese momento, pero con Ximena fue diferente, precisamente por esa diferencia que notaba no quería que se terminara todavía.
Posteriormente nuestros labios se separaron y me susurro, métemelo por atrás, me detuve un poco para que ella se acomodara, volteo su cuerpo y quedo a mi disposición ese culito soberbio, vi algo singular en aquel trasero, muchas chicas les ayuda el pantalón para que sus nalgas tomen forma, pero estando en traje de baño pierden su figura, tienen desde la cintura la forma de una pierna y no se ve donde comienza la pierna y donde termina la nalga, pero esta chiquilla tiene bien formadas sus nalguitas.
Cuando ella estuvo cómoda me incline a oler ese ojito, aun brotaba ese aroma a violeta, pero ahora combinado con jugos vaginales que a los hombres nos estimula y nos excita, con ambas manos acaricie esos glúteos carnosos, con los dos pulgares le separa sus nalguitas quedando al descubierto ese suculento y apetitoso orificio, con mis labios explore sus nalguitas poco a poco me fui acercando a su hendidura se la lamí, con mi lengua juguetona se la pasaba por la hendidura, ella yacía plácidamente con sus brazos cruzados de bajo de su cabeza, con mis labios fui recorriendo su espalda dirigí mi instrumento a su huequito, lentamente y con firmeza lo fui metiendo, pude distinguir en su rostro dibujaba una sonrisa de agrado y satisfacción mientras mi perforadora ingresaba a sus entrañas loas cuales tenían un calor muy agradable, deje que mi cuerpo se confundiera con el de ella y con movimientos acompasados de nuestras caderas continuamos nuestra labor deleitándonos mutuamente, nuevamente nuestros alientos se confundieron en un beso que no quería terminar, nuestras lenguas danzaban a un ritmo atropellado entre ellas, podía sentir en mi miembro esos apretoncitos que un culito bien estimulado sabe dar, nuestras bocas fundidas de vez en cuando se separaban para respirar y en esos instantes pude sentir sus mejillas ardiendo por el placer y la delicia que sentía, de pronto aprecié en mi pirinola un fuerte apretón que ya no me pude contener y arremetí con más fuerza y ritmo mis movimientos, el mismo tiempo ella me apretaba con más fuerza, ambos hacíamos gritos en silencio por el lugar donde estábamos, con movimientos hacia la cama apretaba su culito y al mismo instante sus nalguitas, esto provocó que explotara mi tolete dentro de ella, me tomo de los brazos y sentía como me encajaba sus uñas, pero esto no fue motivo para que arremetiera con más fuerza quería que mi tolete le llegara hasta la garganta con los empellones que le daba, ella hubiera querido gritar de placer, ah, que rico, que rico susurraba haaaaa que sabroso se siente, uuuuuuf, así nos quedamos unos instantes hasta que mi espada se derritió por completo, me recosté al lado de ella, mirándole a los ojos que los tenia cerrados y en su cara estaba dibujada esa sonrisa de mujer complacida, me le quede mirando y vi que en realidad era bastante hermosa.
De pronto ella abrió los ojos y me dijo puedo quedarme aquí contigo, por mi que bien le dije, pero si te ven salir de mi habitación a la que se le va armar es a ti, si tienes razón, se acerco me dio un beso y me dijo entonces vente tú a mi recamara, tú siempre te levantas más temprano que todos, bueno vamos respondí, ella se puso el camisón y yo solo me tape con una toalla, me asome al corredor, agudice el oído, salí después de unos instantes salió ella a su recamara, sigilosamente cerré mi puerta y me dirigí con Ximena parecíamos dos ladrones escurridizos, nos acostamos en su cama, ella me abrazó, me besó y yo correspondí a esa caricia, pensé que quería otra vez, pero en esa caricia a ambos nos venció el sueño y nos quedamos así esa noche que fue la que hasta esa fecha la que mas placer me brindó.
CONTINUARA…

Y quede a placer de ella PARTE II Click aquí
No sé que admiro más, un bello atardecer en la playa o la belleza del cuerpo femenino.Creado el 30 Junio a 5:05 
No sé que admiro más, un bello atardecer en la playa o la belleza del cuerpo femenino.
Página de artículos del blog
 2
Volver a la lista de blogs



###
Top Albums

eraze una vez
doris2410

Hugo Boss - New ...
EquipoenFemenino
Top Stars

Michael Douglas
laltradonna

Lady GaGa
x3chouchounex3