•  
  •  
  •  
  •  
  •  
 en
OK
 
  • Blogs 
 
Blogs:
Inicio Blogs
Crear mi blog
Escribir/Modificar
Ayuda
Los tops:
El Top 100
Los + activos
Los + comentados
Los + recientes
Los preferidos
Los vídeo blogs
Todos los blogs
Información Blog:Título:
PUROS RELATOS ERÓTICOS, SEXYS CANDENTES ;)


Por: leonaapagada
leonaapagada

Descripción:


Categoría: Sexualidad

Agosto 14
LMXJVSD
        123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Visualización
PUROS RELATOS ERÓTICOS, SEXYS CANDENTES ;) : Listado de los artículos con su título solamente
PUROS RELATOS ERÓTICOS, SEXYS CANDENTES ;) : Listado de los artículos enteros sin los comentarios
PUROS RELATOS ERÓTICOS, SEXYS CANDENTES ;) : Detalle de un artículo entero con sus comentarios
Últimos posts:
Volveré
LA HIJA DEL PATRÓN
Laboratorio candente
LAS ROSAS DEL JARDÍN
EL JARDINERO
atardecer en la playa
La playa II
Luis mi rey
El profesor
placer propio
¡Noticia!
El blog de enFemenino.com El blog de enFemenino.com
 PUROS RELATOS ERÓTICOS, SEXYS CANDENTES ;) 
 2345
VolveréCreado el 6 Febrero a 20:45 
Ver los comentarios (2)
LA HIJA DEL PATRÓNCreado el 14 Junio a 20:53 
LA HIJA DEL PATRÓN
Soy Eduardo, trabajo todos los días en "Las Amapolas", una hacienda reconocida en el norte del país.
Tengo 23 años, mi piel es morena mi cuerpo muy delgado. Mis brazos y piernas están definidos en músculos firmes gracias al trabajo esforzado que llevo en la hacienda. Me gusta traer el pelo corto, ya que es un poco rizado y a veces me siento ridículo con él. Me la paso todo el día con el ganado que pasta en las montañas y ya por la tarde a los quehaceres que aún faltan. No me gusta mucho ir a la casa del patrón porque allí vive Sandra, su hija.
Sandra es como una potra salvaje que gusta de galopar todo el día y después retozar entre las flores... Nos parecemos mucho y los dos amamos el campo tanto que pasamos el día entero entre sus pastos y veredas.
Sandra tiene 26 años, su piel es tan morena como la mía, pero tiene un brillo especial así como bronceado, su cabello lacio y largo espesa la trenza de lado que acostumbra tener siempre.
Los expresivos ojos negros que tiene se adornan de pestañas gruesas y negras que junto con su prominente boca me quitan el aliento. Todo su cuerpo me sobresalta, es una mujer verdaderamente preciosa.
El pasado jueves tuve un encuentro riquísimo con ella en medio de la nada entre las aguas dulces del río.
Había estado casi toda la mañana cuidando del ganado y ya pasado el medio día el rebaño de animales comenzó a bajar para tomar agua a la orilla del afluente. Bajé junto con los animales... Y allí estaba ella; sentada en una piedra a la orilla del río.
Casi instintivamente me oculté entre los árboles para poder observarla sin problema.
Chapoteaba sus pies en la corriente fresca del río, el agua salpicaba sus piernas y gota a gota escurría por su suave y delicada piel. Llevaba un vestido azul muy claro; de tela delgada y vaporosa, corto y arriba de la rodilla, de escote pronunciado y tirantes flojos que resbalaban por sus brazos. Su piel radiante reflejaba los rayos del sol que le lanzaba el agua, era casi una aparición.
Me quedé en silencio para observarla, pero ella se percató de la presencia del ganado y supuso que yo pronto llegaría. Aunque me buscó con la mirada no logró verme y se levantó de aquella roca dichosa que había sostenido su delirante trasero. Despacio avanzó hacia dentro del agua hasta que la misma le tocó las rodillas, se agachó y mojó su trenza, su cara y sus exquisitos senos. Con sus dos manos acumulaba suficiente agua para empaparse toda de pies a cabeza; entonces su ropa mojada se le pegaba al cuerpo redondo y suculento que tiene y traslucido dejaba ver la belleza de sus encantos femeninos. Tanto los pezones enormes, duros y oscuros así como la pancita suave que limita su ombligo. Retrocedió fuera del agua solo para quitarse la ropa lo hacia como si supiera que yo la observaba, con lasciva y tentadora alevosía.
La podía ver de espaldas, mojada en su totalidad con su trenza escurriendo agua tan sexy y caliente como nunca Sandra metió las manos bajo la diminuta falda de su vestido y comenzó a bajar con delicadeza los calzoncillos que llevaba; despacio los depositó sobre la misma piedra que sostenía su redondo trasero minutos antes.
Luego de forma lenta y seductora regresó a su vestido y bajó el cierre tan lento que enloquecía... se notaba su piel desnuda y fresca. Deslizó su vestido por su piel, descubriendo su espalda y su cintura color canela. Se deshizo totalmente de su prenda y también la puso sobre la roca. Dejaba ver su cuerpo de espaldas desnudo, húmedo, caliente. El diablo con forma de mujer se me había aparecido. No podía evitar entonces tocarme y acariciarme observando la tersura de Sandra. De forma malévola ella sabía que la observaba escondido en alguna parte... Sabía que estaba atento a sus movimientos y a sus gestos, impaciente por saber que haría y aguantando las ganas de ir allí mismo y poseerla.
Mantenía mi boca abierta al mismo tiempo que mis ojos dilatados seguían sobre el cuerpo perfecto de Sandra, la prominente hembra que observaba deshizo su trenza y soltó su pelo negro y después de un buen rato decidió por fin darse vuelta. La había estado admirando de espaldas, había adulado su redondo trasero y escudriñado con tacto su delicada cintura, había admirado como su esbelta espalda formaba un surco al medio para terminar sensualmente en el inicio de su cadera.
Si por detrás era hermosa, por el frente era la perfección de mis fantasías, la impresión de la mujer ideal, y la revelación del deseo carnal; su piel de color parejo y de brillo uniforme destellaba la lozanía propia de su edad, su cabellera larga y mojada se depositaba excitante sobre sus pechos y su ombligo enmarcaba ese abdomen regordete que temblaba cuando caminaba, al tiempo que daba pasos tenues dentro del agua sus piernas largas y torneadas se disponían una frente a otra enredando su vello púbico, su vello negro y escaso que ornamentaba su cochito delicioso. Conocedora de mi presencia Sandra dibujó una sonrisa en su rostro y comenzó a tocar su esplendoroso pecho, de manera sugestiva los tomaba entre sus manos y los escondía todos en ellas. Pellizcaba sus pezones enormes y los volvía a bañar en el agua del río... Remojaba y mordía sus labios rojos. Volvía al tiempo su mirada al otro lado del río y sonreía excitada de igual manera que yo. Adentrada en lo profundo del río comenzó a nadar.
Despabilado y al fin dueño de mis emociones logré despertar del embrujo que causaba su desnudez en mí y me descubrí de entre los arboles para dejar que Sandra me viera. Avancé lentamente hacia el lugar donde nadaba despreocupada, y austero la saludé; - hola señorita, el agua esta tan rica como se ve?
Sandra regresó a verme y sonrió antes de contestarme de forma cautivadora, - ya viste que si, o acaso no has visto nada? deja de perder el tiempo y ven a sentir que rica esta el agua....
Dijo la hija del patrón, y fijó su mirada en mí esperando una respuesta; ni tardo ni lento me puse de pie y comencé a desnudarme también. Primero la delgada camisa que cubría mi espalda del sol y al final los pantalones viejos que acompañaban mis pasos por las montañas. Mantenía mi erección y a pesar de que ella me intimidaba mi verga estaba mas dura que nunca, deseaba que me mirara y que se percatara del manjar de tipo que iba a comerse.
Así fue, al quedar totalmente expuesto sin ropa ante la sensual Sandra, ella puso sus ojos sobre mi pito erecto y volvió a sonreír una vez más. Me adentré en las aguas del río al encuentro de la nena mas rica que había visto hasta entonces; y al llegar a su lado experimenté una mezcla de excelentes emociones... Nuestra piel mojada y resbalosa hacia corto circuito, y el contacto con su piel bajo el agua me parecía exquisito. Ella estaba tan cerca mío que se me antojaron sus labios y apresuradamente la besé disfrutando cada rincón de su boca... Yo sentía un éxtasis profundo al tenerla desnuda en mis brazos, jadeante, besando y mordiendo mis labios.
De pronto tomó un pequeño impulso y enredó sus piernas en mi cadera presionando mi pene, si dejar de besarla la tomé fuerte de la cintura y la sumergí conmigo en el agua; debajo de ella su piel se sentía tersa y fácil de acariciar... La punta de mi pito se sentía hirviendo y cuando se la acomode en la concha la sentí tremenda y apretada... Emergimos del agua conectados en un coito delicioso; Sandra tiraba de mi pelo y yo le succionaba las tetas esperando nunca me la pudieran quitar.
El campo cómplice de nuestro arrebato y el río partícipe de nuestra lujuria.
El liquido travieso jugaba con nuestra piel y la sensación de frescura que daba el agua a nuestros cuerpos nos hacía delirar; dentro del río era mas fácil manipular sus piernas y su trasero, pesaba menos y apretaba mas.
Aun poseído por su boca y por sus gestos, solo podía observarla a pesar de que se movía suculenta sobre mi verga... No podía creer que me estaba cogiendo a la hija del patrón. En cambio Sandra, se contoneaba frente a mí disfrutando y dejando que la viera disfrutar del momento.
Abierta de piernas, enredada en mi cintura, hacía su espalda atrás y me dejaba ver esos grandiosos senos enormes, con su respectivo pezón oscuro engrandecido, duro... Cerraba sus ojos y apretando los labios dejaba salir un gemido; luego se acercaba a mi rostro y después de besarme gemía mas fuerte cerca de mi oído... Se estaba recreando en mi pito como toda una experta.
Cuando al fin lo asimilé decidí darle todo el placer que esa hembra pudiera soportar, devorar sus tetas sería poco, quería comerla toda de un bocado.
Tan concentrada estaba de gustando mi cuerpo que cuando la desprendí de mí, ella se sorprendió y desconcertada me miró a los ojos, mientras yo poco a poco me sumergía debajo para encontrar la conchita que aguardaba en las aguas para ser hurgada y encontrar la valiosa perla.
Debajo tomé sus piernas y las puse en mis hombros, tambaleó un poco pero luego encontró de que sostenerse, hecho eso comencé a lamer su cocho regordete, mantuve la respiración y metí mi lengua caliente en su coño. Ella me halaba el pelo y rasguñaba mis orejas.
Desde el fondo lograba escuchar como se quejaba, Sandra resultaba ser una verdadera mujer, de esas que no les da miedo disfrutar.
Después de eso salí del fondo acuático y la patrona me beso cálidamente y tomó mis brazos para ponerlos en su cintura al tiempo que me daba la espalda...- dame por detrás Eduardo. Me decía de manera suplicante y pegando sus nalgas a mí dejó que aprisionara con mis manos sus senos ardientes.
La sensación del agua fría y de su cocho caliente al mismo tiempo hacían retorcerme de gusto, era tan extraño y delicioso ese sentir.
Para poseerla desde esa posición tuve que ayudarle a subir y sostenerla de su pecho para lograrla equilibrar, Sandra se derretía en gritos y yo me daba permiso de morder y chupar su espalda, todo estaba rítmicamente lujurioso cuando ella me pidió que la soltara y hundió su cuerpo hacia adelante y dentro del agua agachando su culo para dejar entrar más mi pene... Con esa movida terminé pues al doblar ella de esa forma su cuerpo me hizo gancho en el pito y la gocé más, así que empujé cada vez más rápido para terminar dentro de ese cochito delicioso que tal vez no volvería a disfrutar.
Al final Sandra se desprendió de mí y enjuagó su cuerpo una vez mas; y sin dejar de sonreír salió del río para vestirse. Nos mirábamos fijamente, y sin decir nada recogió sus cosas y se perdió entre la vereda que lleva a su casa.
Ver los comentarios (3)
Laboratorio candenteCreado el 6 Mayo a 2:27 
LABORATORIO CANDENTE 
Yuri es una colegiala de 17 años, es la chica mas ardiente de todo el colegio. Es una niña morena de 1.60 m tiene buenas piernas y buen trasero, su piel joven resplandece de maravilla por su tierna edad. Sus ojos negros y expresivos son lascivos entre toda la sombra y mascara que los maquillan, su boca jugosa y tentadora se apretuja cada vez que coquetea con alguien; sus rizos besan suavemente el viento atrevido que los acaricia, su pecho tierno y palpitante se aprieta entre su uniforme revelando lo crecidita que se ve a sus 17 años; la minifalda que roza sus piernas caprichosa baila sobre la suavidad de su piel y su olor a pasión y curiosidad vuelve locos a mas de la mitad de los hombres que trabajamos allí. 
Yo soy Paco, tengo 34 años, soltero de 1.70 m, moreno, delgado, de aspecto maduro pero de temperamento infantil... Me gusta mantenerme en forma y las chicas no son indiferentes a mi; yo trabajo en el colegio de laboratorista de las materias de física, química y biología. Yuri toma dos de esas clases en mi laboratorio. Reciente a las olimpiadas estatales de biología, ella quedo seleccionada para participar y junto a dos compañeros mas tomaría asesorías en el laboratorio para prepararse. 
Esa idea me quitaba el sueño, días antes la
Soñé quemante como es ella entre mis sabanas, ardiendo en todo su majestoso esplendor entre mis manos... Ese día que ella llegaría a presentarse... Tuve erecciones espontáneas todo el tiempo. Al rededor de las 12:30 p.m. Apareció en la puerta con su minúsculo uniforme gris... Presumiendo las esbeltas piernas y el voluptuoso pecho que la adornan. 
- adelante Yuri!!! Bienvenida
Me atreví a esbozar acertivamente. Ella saabedora de su belleza avanzo intimidante hacia nosotros, saludo y tomo el asiento mas lejano a mi...  Pero aun así el hecho de tenerla allí solo para mi vista me estaba "endureciendo" el alma. Se parecía tan lejos de mi tan inalcanzable... Exquisita y adorable. Poco a poco me fui ganando su confianza y sus sonrisas, fui domando la felina salvaje que  amenazaba con devorarme, quería suavizarla como la miel al limón... Yo no era de su agrado. Pero lograría conseguirla aunque en ello se me fuera la vida. 
Así pasaron tres días y ella solo me sonreía y a veces me ignoraba sobre manera. Yo sentía que la aburría. Un día por la tarde precisamente un día antes del concurso, ella llego trempranísimo a la asesoría casi una hora antes y comenzamos a estudiar la exposición que se daría. Observaba el microscopio cuando al buscarla en su banco me di cuenta que estaba parada al lado mío, encontré sus ojos con los míos y me perdí en el abismo quedándome sin habla. Ella volvió a sonreír apretó sus rosados labios y dijo que estaba aburrida. Se me acerco mas y deslizo su suave mano sobre mi pecho yo permanecí inmóvil, ella acerco su exhuberante cuerpo al mío y continuo bajando su mano sobre mi abdomen y después sobre mi pantalón.  Balbuceaba unas cuantas sílabas tratando de decirle algo cuando con sus labios venció mi torpeza. 
Yuri me dominaba tremendamente, besándome la boca y manoseando mi pene erecto. 
- puedo meter la mano?... Pregunto
A lo que solo pude asentir con la cabeza de manera afirmativa, como una experta abrió la bragueta e introdujo su tibia mano en mi ropa interior. 
- ...esta tan cálido y húmedo.  Dijo suavemente 
Yo seguía sin poder decir nada, y es que no podía creerlo... No así. Yuri estaba sobrepasando los limites de mi propia calenturienta imaginación. Quería domarla a ella pero increíblemente ella me estaba dominando a mi.  
Eso paso rápida y fugaz toda vez que sus compañeros llegaron... Toda la tarde no pude despegarle los ojos de encima... Me había dejado tan sorprendido.
Sin mas ese día se despidió de mi como si nada hubiera pasado, debió haber pensado que era todo  un teto o peor aun que era tipo vejete sin experiencia alguna y que a lo mejor y hasta puro y casto. La olimpiada paso y ella no volvió a mirarme como aquella tarde; obvio yo la había regado, lo heche a perder pues!! Tenía que redimirme... Así que idee un plan para provocarla y esta vez no quedarme como estúpido ante su arranque.
El día viernes toman clase de Biología en la ultima hora, después de sufrir como perro atado me atreví a llamarla para decirle que tenía unas fotos del concurso y la cite el sábado en la escuela. Ella acepto con esa sonrisa picante y esos labios que se aprietan. 
El sábado llego y me presente puntual, abrí el laboratorio y de inmediato busque un lugar estratégico para poder esconderme con ella cuando llegara el momento de hacerle el amor. Me parecía eterna la espera y creí que no llegaría.  Avance por las llaves para marcharme, cuando ella se apareció en la puerta, envuelta en una blusita rosa y una minifalda de mezclilla que hacia juego con sus zapatos. 
- hola!!! ...me quede dormida... Discúlpame. 
Dijo, con una sonrisa dibujada en mi boca la invite a pasar y la tome de la mano; esta vez fui yo el de la iniciativa y la bese gentilmente... Yuri sonrió y me volvió a besar pero esta vez alocada  y apasionada, recargados sobre la pared pude sentir sus tiernitos senos redondos y endurecidos, avance mi mano a su cintura para abrirme camino hacia el sostén, pero para mi sorpresa Yuri no traía nada debajo...
Juguetee sus pezones minúsculos como de una virgen los pellizque poquito y ella chillo. 
Vuelto un animal en celo acaricie sus piernas y estaba dispuesto a bajarle los calzoncillos cuando mas sorprendido todavía sentí la suave piel de su vulva. Entonces explote mi erección se volvió tan potente y estruendosa que moría de ganas por poseerla de manera furtiva le quite su ropa y la subí a la mesa experimental; parecía una aparición subida allí, desnuda presumiendo su piel bronceada y radiante como un sol. 
Me quite toda la ropa también y estaba por subirme a la mesa cuando Yuri me empujo hacia sus piernas yo regrese hacia su boca, pero me tomo de los hombros y volvió a empujar... Entonces vi como abrió sus piernas ante mi mostrándome la hermosura de sus labios florecidos y rosados. Entendí que deseaba sexo oral, acerque mis labios lentamente y sople despacio mi aliento en su vulva antes de hacer mi trabajo con la lengua. Ella suspiro y cuando sintió mis labios en los suyos enredó sus piernas en mi cuello y empezó a gemir como gatita...Hasta el jugo de su coño sabe a gloria! Así después de llenarme la boca de su salada pasión llego mi turno, ella se inclino y bajo hacia mi pito enloquecido y lo tomo entre su boca apetitosa , lamió toda la cabecita una y otra vez, mordisqueo mis testículos y chupo todo, todo mi pene. Sentía estallar! De verdad que sentía mi pito venir... Ya casi en la puntita a pesar de verme Yuri se porto como toda una maestra y se detuvo a tiempo. Se levanto y dirigió a la mesa de materiales para experimentos químicos, buscaba algo, yo la observaba interrogante... Cuando al fin se dio la vuelta pude ver que en su mano traía el mango del mortero, una piedra cilíndrica y lisa de cerámica - quiero que me metas esto...
Dijo en voz baja; la mire estupefacto y acepte su retorcida idea, Yuri se volvió a recostar sobre la mesa y lamió el mango dejándolo lleno de saliva - toma ya esta lubricado..
Guuuuaau!!! Que niña mas sorprendente y exhuberante!
Despacio y de la manera mas gentil que pude comencé a introducir la cerámica en su coño, ya después mas rápido. Yuri escurría un liquido transparente  con un olor delicioso. 
Se comía toda la piedrita!!! 
Así me mantuve un tiempo hasta que gimiendo me dijo:
-yaaa méteme la verga por favor!!!!
Poseerla fue la sensación mas caliente y satisfactoria de mi vida. Su cocho carnoso, ardiente me absorbía todo. La balancee sobre mi pene una y otra vez hasta terminar dentro de ella... Al momento la muy golosa lamió mi polla y se trago el semen que aun goteaba. 
Ver los comentarios (4)
LAS ROSAS DEL JARDÍNCreado el 22 Abril a 19:09 
LAS ROSAS DEL JARDÍN.
La ultima vez que vi al buen mozo de Ulises fue hace mas de dos semanas. Su imagen caprichosa y provocativa no dejaba mi cabeza en paz. Mis padres regresaron de su viaje relámpago y no planeaban salir una vez mas. Así que tenía que idear algo para secuestrar al papasote que vive en el jardín :) Así que mi maquiavélico cerebro tramo un plan que no fallaría y que me daría en bandeja de plata al semental que vivía entre las flores. Mas falsa que nunca les dije a mis padres que les obsequiaba un viaje todo pagado a Miami, Florida. Uno de sus destinos favoritos y les pedí permiso para hacer una fiesta en su patio. No tuvieron objeción y se fueron toda una semana de viaje. Ahora tenía que deshacerme de la golosa de Rosa. La mande a surtir las despensas para mi supuesta fiesta y le dije que con gusto la mandaría de vacaciones a su pueblo por una semana, claro le dije que quería divertirme en la casa con mis amigos, también acepto. 
Tenía que preparar todo para recibir a Ulises el próximo día, segura de que la casa estaba sola de que Rosa y mis papás estaban a Km de la ciudad me dispuse a esperar al buenazo que me arrebataba el SUENO. Me levante temprano me bañe en agua tibia y depile todo mi cuerpo y mi panochita la deje limpia. Me unte crema de rosas en toda mi piel fresca elegí mi ropa y deje de lado mi ropa interior me puse una playero ya unos shorts cortitos que no dejaban nada a la imaginación. Me puse mis tenis y salí al jardín a esperarlo. Comencé a correr y a ejercítarme Ulises llegaba a las 8:00 y quince minutos después encendía los aspersores para regar el césped. Estaba al frente cuando escuche que llego y comenzó a sacar sus herramientas, inmediatamente y sin verlo mi conchita se entumeció y mís piernas temblaron. De manera temerosa me acerque a él para saludarlo. 
- hola guapo, no te dijeron que hoy no hay nadie?
Cuando volteo a mirarme se quedo con la boca abierta. 
- buenos días señorita, no me avisaron pero en cuanto termine me marcho. 
Le sonreí coquetamente y le dije que mas tarde tendría una fiesta, después de exhibirme frente a él me atreví a tocarlo para decirle:
- necesitare que me auxilie en estos días ya que estaré sola...
Ulises tartamudeo para darme una respuesta no podía quitar la mirada de mis piernas suaves. Lo deje en el
cobertizo y espere en mi puerta a que encendiera los aspersores, quería mojarme para que viera bajo mi blusita los redondos y perfectos pechos que tengo. Cuando empezaron a trabajar me empape la ropa y avance una vez mas hacia él. 
- Ulises!... Ulises! Necesito que en unos momentos suba a ver que tiene mi baño; no sale el agua y me urge ducharme.
Me miro de pies a cabeza, observo mi semidesnudez a través de mi ropa blanca mojada. Lo deje picado al retirarme de prisa. 
Comencé a subir las escaleras pensando en su viril cuerpo, calentándome mas y mas a cada paso. Llegue a mi recamara y me desnude. 
Ulises no tardo en llegar y cuando al fin llego y entro, salí del baño desnuda como si nada, el se ruborizo y agacho la mirada. 
- por favor, arréglalo. 
No sabia que hacer cuando avanzo al baño y paso de largo me pare tras el para " observar " le comencé a tocar la espalda y le sobe mis pezones. Le tome su cintura y lujuriosa afloje su cinturón mis manos bajaron a su pene para sentir la dura y potente erección que tenía. Ulises no acertaba a decir nada... Se estaba dejando llevar.
Me puse delante de el y anide su verga en mi boca invadió mis huecos bucales y mi garganta suave. Quería devorarlo en ese momento. El estaba  rojo a punto de estallar, entonces jalo mi pelo y beso mi boca tan salvaje que dolió,  cual niño embelesado por un dulce acaricio y beso mis senos, recorrió mi talle gentilmente como temiendo el enojo  mío. Al llegar a mis caderas sonrió lascivo al ver mi pubis sin vello tal vez recordaba en ese instante la naturalidad de su zorra Rosa. Regreso a mirarme y le volví a sonreír. Entonces atravesó sus manos entre mis piernas y las separo despacio abriéndome lo necesario... Se arrodillo y beso mis labios, luego como bebiendo se prendió de mi cocho y lengüeteo travieso por un buen rato. 
Después de beberse mi elixir me tumbo a la cama, tirada desde ahí podía ver su verga exhuberante tambaleandose de un lado a otro, gorda, roja, venosa, con la cabeza brillante y ancha. 
Se veía mejor cuando la tomaba en sus manos y no le cabía... Que bien dotado!!!
- tienes una panochita deliciosa!!!
Eso era lo único que repetía, era un semental en acción. Me levante poco a poco y lo saque del cuarto, desnudos los dos salimos al jardín y le pedí que me cojiera allí justo como a su zorrita Rosa... Ulises se sorprendió pero le agrado la idea, así que me nalgueo fuerte y me agacho sobre el césped, a gatas me acaricio como si fuera un animal metió sus dedos en mi concha y apretujo mis tetas. Luego se puso a gatas tras de mi y lamió mi culo.... Me transportaba. Recreo la escena que vi antes entre el y Rosa...me acomodo la punta de su polla y la dejo ir toda, también me empujo hacia delante y me hizo gritar. De perrito me cojió rico... 
Ver los comentarios (5)
EL JARDINEROCreado el 17 Abril a 20:15 
Ulises trabajaba en casa de mis padres desde hace ya 6 años, siempre fue un tipo dedicado a su trabajo y muy responsable. No fue hasta la semana pasada que comencé a observarlo más detenidamente. El sol y el calor de la reciente primavera lo hacían ver exquisitamente atractivo. Precisamente ayer sabiendo que mis padres están de viaje fui maliciósa a casa de mis progenitores. Ulises estaría allí, como siempre con su bermuda y playera mojadas, sus manos llenas de tierra y todo su cuerpo sudado. Lo mire en secreto desde el interior de la casa; disfrute de verlo trabajar duro, sus brazos brillaban con la luz quemante del sol haciendo que tomaran ese color caramelo propio de él. Yo había llegado muy temprano para que el no se diera cuenta de mi presencia y por lo que vi también llegué sin que Rosa, la sirvienta se percatara pues cuando llego del mercado, puso sus bolsas en el suelo del jardín y comenzó a besarlo. -Wooow! Todo espere menos una escena porno en vivo! Me acomode en el sillón preferido de papá frente a la ventana y empecé a disfrutar igual o más que ellos. Rosa es una chamaca pueblerina, tal vez de unos 24 años. Es chaparrita, caderona y tiene unas tetotas enormes! OK estaba allí sentadita lista para lo que pudiera venir... Ella dejó sus bolsas en el suelo y se acercó a el para besarlo apasionadamente (¡Quién la viera a la mústia!) Ulises la recibió con una boca húmeda y con una lengua feroz y atrevida... Se la repegó a su cuerpo y le manoseo las nalgas y las tetas; se estaban devorando a besos en el jardín. Lujuriosa Rosa le lamía el pecho... Sus pieles eran resbalosas por el calor. El la comenzó a desvestir le subió la falda del uniforme para darse cuenta de que ella andaba sin ropa interior, poseía un jardín entre las piernas espantoso, descuidado, enmarañado, tupido de crespo y oscuro vello. Desabotonó su blusa y le botó el bra dejando caer sus nenotas al ras de su cintura. Se las mamó y mordió hasta dejarlas rojas... Para ese momento su verga escandalosa sobresalia de su bermuda de mezclilla potente y erecta amenazaba con salír se erigía evidentemente a pesar de la rigidez de la tela. Rosa era toda una ramera desnuda en el césped de la casa. Atrevido Ulises se quitó toda su ropa y quedó frente a ella desnudito presumiendo su torneado cuerpo y su bronceado perfecto. Yo también estaba escurriendo desde mi escondite vouyerista. Rosa se agacha para rodear la verga de su macho con sus enormes labios costeños, puedo ver como el pito de él le surca la garganta. El es un salvaje, le toma la cabeza y la juega hacia adelante y atrás... Ella babea y ladea! Por fin la tira en el pasto la nalguea y le para el culo para dejarle ir toda su masculinidad. Puedo ver lo deliciosa que está su polla roja, venosa y palpitante. Sin aviso previo se la acomoda en el coño a Rosa ella grita y sus tetas se le van al rostro. Rosita no aguanta la vergota que posee Ulises llora como perrito cojo... Auuuu... Auuu! El la penetra cada vez más rápido puedo escuchar como rebotan sus pelotas en Rosa, se acelera demasiado y termina dentro de ella. Un suspiro lo hace tambalearse, empiezo a gritarle a ella y apresurados se levantan y se visten. Yo acumulo ganas contra Ulises.
Ver los comentarios (2)
Página de artículos del blog
 2345
Volver a la lista de blogs



###
Top Blogs

Construyo mi ...
evapsic

Día a Día
etiqueta41
Top Perfiles

dulcesilencio

albaid7


Copyright © 1999-2014 enfemenino.com