Blogs:
Inicio Blogs
Crear mi blog
Escribir/Modificar
Ayuda
Los tops:
El Top 100
Los + activos
Los + comentados
Los + recientes
Los preferidos
Los vídeo blogs
Todos los blogs
Información Blog:Título:
Relatos eroticos


Por: bettyboooo

Descripción:
Dejo mi vena de escritora en este pequeño espacio. De vez en cuando, entraré artículos de mis amigos :p

Categoría: Sexualidad

Octubre 14
LMXJVSD
    12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031   
Visualización
Relatos eroticos : Listado de los artículos con su título solamente
Relatos eroticos : Listado de los artículos enteros sin los comentarios
Relatos eroticos : Detalle de un artículo entero con sus comentarios
Últimos posts:
Cuando te conocí...
En el colegio...
una tarde cualquiera... en mi despacho.
En el bar
En tu casa...
Dentro de ti
¡Noticia!
El blog de enFemenino.com El blog de enFemenino.com
 Relatos eroticos 
 2
Cuando te conocí...Creado el 31 Mayo a 9:42 
Quedamos cerca de tu casa, era la primera vez que nos veíamos. Ambos tímidos y vergonzosos. Rozaste mis mejillas con tus labios y un calor inundó mi cuerpo. Fuimos a su casa, tomamos algo y le dije que me enseñara el juego al que jugaba. Se sentó y mientras me explicaba, me senté encima de él, haciéndole notar mi repentina excitación. Mi culo sobre él moviéndose de manera excitada, para notar al poco como su rabo se iba poniendo más duro. Sus manos desaparecieron bajo mi camiseta para encontrarse con mis pezones excitados. Me levanté de golpe, y le dije oye vamos a ver la tele, dejándolo con las ganas; cosa que sabía que le ponía bastante más. Agarró mi mano fuertemente y me empujó hacia su cuerpo. Besándome, mientras desabrochaba el botón de mi pantalón y su mano se deslizaba hacia mi húmedo coño. Tocando, palpando, buscando... Sus dedos se movían a la perfección, provocándome pequeños gemidos de placer. Me tiró a la cama y me dijo: Te voy a follar como nunca antes nadie te ha follado, siempre que folles con otro, te acordarás de esta lengua y de esta polla. Quitó mis pantalones, mi tanga, se deshizo pronto de ellos. Su boca se perdió entre mi delicioso coñito, haciéndome gritar de placer. Le pedí que me hiciera suya, que me la metiera en el más fondo de mí. ¿De verdad quieres? ¿Quieres, recordar esto siempre? Y embestió en mí su fuerza, su erotismo... Su lengua se perdía entre mis pechos, la clavícula, mis orejas. Me encantaba sentirlo tan dentro de mí, me encantaba notar como cada vez me hacia más suya todavía. Buscaba su boca, que sus labios se fundieran con los míos en un interminable beso apasionado. Salió de mi cuerpo y volvió a buscar mi placer, succionando mis labios, buscando mi lechecita, absorbiéndola... Continuará


Pd. (Por cierto, Abel47, fotos mías no voy a poner, porque quiero preservar el anonimato. ¿Por qué no te imaginas esto como si fuera una mujer que te provocara placer? Echa a volar la imaginación)
Ver los comentarios (4)
En el colegio...Creado el 29 Mayo a 9:47 
Una mañana entré en clase, llegaba tarde, iba dormida y encima hoy nos tocaba que nos presentaran al nuevo profesor. Entré por la puerta y vi su mirada clavándose en mis piernas y en mi culo. Me puso cachonda nada más entrar por la puerta. Me senté en mi mesa, mientras él explicaba la lección. Le pedí que si podía ir al lavabo, ufff necesitaba descargar aquella tensión que en ese momento tenía en mi coñito cachondo. Su mirada de vicio, tampoco ayudaba. Me fui directa al lavabo y allí me quité las bragas empapadas para masturbarme. Volví a clase después de haber dejado la tapa del water bien mojadita. Al sentarme, pude observar que su mirada se centraba en mi mini falda, así que abrí las piernas, las braguitas iban en mi bolso. Y noté que se tuvo que sentar de golpe. Mmmm... Cuando era la hora de irnos, me dijo que tenía que hablar conmigo. Eres una niña muy mala y te voy a castigar... Me llevó a su despacho, me arrojó hacia la pared, me tiró al suelo y me lo empezó a comer. Todo entero. Yo no hacía nada más que pedirle que parara y él continuaba. de vez en cuando, me decía que me lo merecía. Por ponerle cachondo en clase. Empecé a gemir... buscaba su polla en medio de tanto placer. Quería chupársela, quería que su polla fuera mi helado de verano. Pero él no me dejaba. Le pedí que me la metiera, que no me diera tanto placer. Que necesitaba que me hiciera suya, pero él seguía, sin oírme, buscando todo mi flujo. Lo aparté de mí, enfadada, quería su polla, me daba igual correrme o no, solo quería su polla. Le arranqué los botones de su pantalón y observé ante mi su gran polla. Nunca antes había visto nada igual. Me la metí en la boca, saboreándola. Me encantaba ver como cada vez se ponía más, como agarraba mi cabeza para que me la metiera entera. Obsesionada por comérsela, se me olvido que mi coño empezó a chorrear y empezó a mojar la moqueta. Él al darse cuenta, me empujó bruscamente a saborear toda mi corrida. No quería desperdiciar ni una gota de aquel elixir que le estaba dando mi cuerpo. Me dijo que cerda eres, ahora te vas a enterar. Me metió su polla, casi sin esperármelo. Dándome grandes embestidas, que lo único que hacían era hacerme gemir de tanto placer que sentía. Arrancó los botones de mi camisa, para agarrarse fuertemente a mis pechos, no podía mirarle. El cogía mi cara y me decia: mira esta cara, que no se te va a olvidar en la vida. Siéntela, porque es la unica polla que va a follar este coño tan perfecto que tienes. Y ahí los dos corriéndonos a la vez, chillando de tanto placer que sentía...
Ver los comentarios (1)
una tarde cualquiera... en mi despacho.Creado el 28 Mayo a 12:18 
Una tarde cualquiera, en mi despacho... una tarde de verano común de aburrimiento, donde el trabajo está al mínimo, recibo tu visita inesperada. Por alguna razón tenías muchas ganas de verme, y estabas impaciente por ver donde trabajaba.
Entraste... y te ofrezco sentarte y tu con una cara que supe identificar al momento, te sientas... pero encima de mi, dejando que tu faldita se levantara ligeramente para que yo me recree la vista con tu ausencia de bragas...
Te sientas de espaldas y sobre mi, moviendo tu culito libre de ropa sobre mis pantalones y yo coloco mis manos sobre tus muslos, pero me dices que aparte las manos, que no me dejas que te teque... cosa que hace qua aun me excites mas...
Te sigues frotando hasta q el olor a tu coñito llega a mi nariz, noto como mis pantalone se mojan de ti y mi polla esta a punto de rebentar dentro de ellos. Luego con cara de pilla te sientas en la mesa del despacho frente a mi y abres las piernas, levantas la falda y me coges la cabeza con descaro y la diriges a tu coño. No puedo más que hacer una cosa, lamer y lamer .. ahogarme en tu coño y respirar de él. Mi lengua hace estragos con tu clítoris ya extremamente duro y salido, lo pongo en mi boca lo mordisqueo ligeramente y lo lamo con fuerzas mientas una de mis manos ya esta jugando con tu agugerito. Tu solo puedes hacer que gemir y apretar fuerte mi cara contra tu abierto coñito.
Me suplicas que no pare, pero decido parar cardiaco perdido, y mi cara salvaje hace su presencia para cogerte y con dos gestos bruscos colocarte ecima de la mesa, apartado de un manotazo los papeles y demas cosas inútiles, de espaldas y con las piernas en el suelo, una buena posición. Te penetro el coño con una primera embestida bestial, que hace tambalaear la pantalla del ordenador y hace caer unos boligrafos, te hace gritar de sorpresa y de placer... te apreto la cabeza contra la mesa y te embisto con furia, porque se, que es lo que habías venido a buscar. Después de varias penetraciones, mi lolita personal quiere q le folle la boca y la pongo de rodillas y le sujeto la cabeza con mis manos... Dios que humeda esta su boca, y como juega con su lengua. Le introduzco hasta el maximo de sus posibilidades mi polla y ella me mira fijamente mientras lo hago. Quiere mas, y no dejo de follar su boca... casi llegando al limite de mi éxtasis... saco la polla para masturbarme ante ella mietnras con otra mano le arranco la camisa y el sujetador... acabo... como más le gusta a ella, en sus tetas... baño de mi leche sus pezones, haciendo tener una excitatnte vision de sus pechos, que una vez bañados, los lamo como si fueran fresones con nata... compartiendo cada lamida con ella, besandola y haciendo probar mi leche calentita. Para acabar la vuelvo a subir a la mesa, donde le limpio el coñito y lo dejo brillante sin rastro de su flujo... que va a parar a mi bokita....

Una tarde cualquiera..
Ver los comentarios (5)
En el barCreado el 27 Mayo a 23:06 
Desde la esquina de aquel bar, observaba. Y tu mirada encontré, tu mirada de tigre, mirándome las piernas, solo tapadas con una mini, muy mini. No me quitaba la mirada de encima, y a mí que me encantaba juguetear... Me senté en un taburete y al ir a entrecruzar las piernas le dejé entrever que debajo de esa mini no llevaba nada. Me tomé el martini y mientras le seguí con la mirada me fui al lavabo a esperarle. Porque sabía que vendría. Y vino. Lo cogí de la mano y lo estampé contra la pared del lavabo. Comenzamos a besarno apasionadamente, me encataba mordisquear su labio, su cuello, sus orejas. Me encataba notar como su polla crecía y crecía a medida que mi mano se perdía por su pantalón. Le bajé la cremallera de su pantalon y empecé a tocarle la polla, aquel rabo tan grande que iba a reventar mi coño. Le bajé los boxer y me la metí en la boca, moviendo mi lengua en su puntita y absorviendo todo el placer que me inundaba. Me levantó, agarró mis nalgas, mis piernas se enroscaron en su cuerpo y me la metió profundamente. Una sacudida detrás de otra y susurrándole a la oreja: que polla tienes, correte ya cabron. Al correrse dentro de mí, me sentó en el lavabo y su lengua se perdió por mi coño calentito, llenadome de gemidos, agarrandole de los pelos y apretando su cabeza contra mi coño para que siguiera. ufff...
Ver los comentarios (1)
En tu casa...Creado el 27 Mayo a 14:07 
Al abrir la puerta de tu casa, me encontraste en el sofá abierta y masturbándome. Chupando mis dedos y metiéndolos en el agujero del placer. Tocándome los pechos y poniendo esa cara de niña mala que tanto sabía que te ponía. Iba a tocarme y le dije que ni se le ocurriera, él podía observar, pero no tocar. Y yo seguía dándome placer y mi guisantito creciendo cada vez más, hasta el punto de explotar. Ya no pudo más, y corrió hacia mí, cogiéndome bruscamente de las piernas para meterme su rabo. Como me gustaba ver aquella cara de cerdo que se le ponía. Me fue inevitable decirle que ese día deseaba que se corriera en mi boca. Estaba tan cachonda y necesitaba tanto de él... Le encantaba que le dijera guarradas y a mi me encantaba morderle y decirle: métemela más, correte en mi boca. Y él cada vez más cachondo y sobretodo cuando movía mis músculos vaginales y ambos sentíamos más placer. Y entonces vi como su cara cambiaba, la sacó rápidamente y mi boca se llenó de su leche. Mmm como me gustaba saborearla...
Al verme tan cachonda, me dijo te vas a enterar. Buscó aquel consolador que tenía en mi cajón de la mesilla de noche y me lo metió mientras me acariciaba el clítoris, mientras su lengua lo chupaba con delicia, mientras mordisqueaba mis labios... mmm.. iba a correrme, sacó el consolador y puso su boca para saborear tod mi flujo...
Ver los comentarios (2)
Página de artículos del blog
 2
Volver a la lista de blogs



###